Calienta tu vivienda de un modo más eficiente con una caldera de gas natural

caldera de gas natural

El gas natural es la fuente de energía más empleada en los hogares de España. Debido a su calidad-precio y las características que presentan los hogares españoles, es el ideal para calentar las viviendas, pues se concentran en un mismo núcleo urbano y lo habitual de las casas en la actualidad es que se compongan de una unidad familiar determinada, con distintos grupos de edad y que pasan determinadas a la par que diferentes horas dentro del espacio. Por lo tanto, es comprensible por estas particularidades, se consagre como la apuesta más fértil a la hora de contratar una red eléctrica.

Las calderas de gas natural han tenido su historia a lo largo de su existencia, pues poco a poco ha ido sustituyendo a otras fuentes de energía, como es el caso de la venta del propano o el butano. Estos combustibles fósiles son perjudiciales para el medio ambiente, ya que emiten partículas nocivas que contaminan el CO2 e incrementan los gases de efecto invernadero en el planeta. Este recurso, pese a que también está compuesta por ciertos elementos perjudiciales, es el que menos dañino de todos los que en la actualidad se disponen en el mercado.

Las calderas son un elemento indispensable en el hogar. Sirven para ofrecer tanto calefacción como agua caliente. Cuenta, por lo tanto, con dos circuitos que permiten la funcionalidad de dos recursos, a diferencia de otro tipo de calderas que se puedan encontrar en el mercado.

Elegir la mejor para la casa es muy importante y todo depende del coste que se desee efectuar. Las calderas, en este sentido, consumen hasta un 30 % menos que otras que existen en el mercado.

La contratación del gas natural se debe a su rentabilidad económica y medioambiental. En el primer caso, porque consta de una variedad de tarifas que pueden reducir el consumo eléctrico del hogar y regular el desembolso que puede causar una elevada factura eléctrica; en el segundo, porque, como hemos destacado en el anterior párrafo, expulsa menos cantidad de gases y componentes nocivos si se compara con el gasóleo, el propano o el butano. Además, su extendido uso tiene una razón y unas ventajas que vamos a desvelar a continuación:

¿Cómo funciona el gas natural y por qué se diferencia de otras fuentes de energía?

Esta cuestión es bien sencilla: primero, por su limpia energía; segundo, porque su red es capaz de llegar a todas las localidades de España, esto es, a las concentraciones de viviendas y personas. En zonas aisladas es un tanto complicado que se pueda establecer, pero esto denota que la gran mayoría de los hogares se pueden abastecer de sus beneficios.

¿Qué ventajas posee una caldera de gas natural?

Sus beneficios permiten una serie de aspectos positivos favorables que, sin duda alguna, permiten que su demanda siga creciendo:

  • Es la energía más barata del mercado, pues su venta conlleva un desembolso menor que el butano o el propano.
  • Su uso permite obtener agua caliente en el hogar de manera rápida.
  • Su instalación, además, es sencilla y dinámica.
  • Además, el suministro es ininterrumpido.
  • Sustituir la caldera anterior por una de gas natural se amortiza en pocos años. Se trata de un ver esta situación como una inversión que, a largo plazo, nos devolverá todo desembolsado.
  • Posee dos circuitos para ofrecer tanto agua caliente sanitaria como calefacción.

Dando de alta el servicio se puede disfrutar de la energía el mismo día que se realiza la instalación de una caldera de gas. Un profesional se encarga de todo el montaje y el precio suele estar incluido en las despesas totales y se puede pagar a plazos, en tanto en que las facturas eléctricas las compañías pueden incluir algunos gastos adicionales, en concepto de alquiler de caldera.

Actualizado el