Calderas de gas de condensación

adasd

Las calderas de gas de condensación es un tipo de caldera que dispone de una tecnología la cual permite ahorrar hasta un 30% sin reducir la contaminación.

Esto se debe a que tiene un mayor aprovechamiento del calor que las calderas antiguas. Esta reconduce ese vapor para que ceda su calor a las tuberías y después lo libera en temperatura ambiente. De esa forma se logra una eficiencia del 100%

Una de las características además de las nombradas es que son totalmente compatibles con la instalación de radiadores y con suelos radiantes.

Este tipo de calderas pueden utilizarse con gas natural y con propano.

La mejor caldera de condensación

A la hora de elegir la mejor caldera de condensación es necesario tener en cuenta los siguientes factores:

  • La potencia térmica nominal en kW
  • La eficiencia energética estacional en calefacción ηs (%)
  • La potencia sonora (dB(A))
  • La producción de ACS – Caudal específico (L/min) para ΔT=25º
  • La clase de eficiencia energética en calentamiento de agua y Perfil de demanda
  • El tipo de intercambiador primario
  • El tipo de regulación de la propia caldera
  • El control al que está conectado
  • Calidad del ACS
  • Los servicios de mantenimiento de la marca

Instalación de las calderas

En 2013 el Real Decreto de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE), en ella existe como requisito que en las viviendas de obra nueva solo se pueden instalar calderas de condensación. Con el fin de proteger el medio ambiente, la Directiva europea de Ecodiseño establece unos requisitos de eficiencia energética específicos, además del etiquetado energético que debe estar presente para identificar su eficiencia.

Diferencias entre una caldera estanca y una de condensación

La diferencia que existe entre una caldera estanca y una de condensación, es que en la estanca el humo se expulsa caliente, perdiendo todo su potencial. En calderas de condensación se utiliza el calor del humo para que estas precalienten las tuberías, de esa forma, el humo cede su calor antes de ser expulsado, consiguiendo un rendimiento hasta un 30% superior que el de las calderas de bajo NOx.

Actualizado el