Bomba de calor: una apuesta segura de futuro

¿Sabías que la bomba de calor es un sistema con una gran eficiencia energética, fiable y garantiza confort y control para la vivienda? Su evolución en el sector de la calefacción en los últimos años la posiciona como una apuesta segura de futuro. Y es que, según las últimas cifras ofrecidas por la AFEC, las instalaciones de este sistema de calefacción crecieron en el sector residencial en 2017 alrededor de un 17,26%.

Pero si además tenemos en cuenta, la implantación de la nueva normativa europea de edificios, y en particular en España, la actualización del Código Técnico de Edificación, donde el objetivo es la construcción de edificios de consumo casi nulo y con sistemas eficientes, podemos decir que la bomba de calor es un candidato serio en el mercado de la calefacción.

¿Qué es una bomba de calor?

Es un sistema cuyo funcionamiento se basa en la termodinámica. La tarea principal de una bomba de calor es la de transportar energía procesada en forma de calor de algún ambiente, bien sea suelo, aire o agua a otro lugar. Y este proceso, se genera a través del cambio de estado de gas a líquido de un fluido refrigerante por medio de la temperatura ambiente y con ayuda de un compresor.

Si nos decidimos por la instalación de una bomba de calor, una de las cosas más importantes que ofrece es que tiene la capacidad de capturar energía de fuentes completamente externas y de forma gratuita. Gracias a esta característica, hace que sea un sistema que multiplica la potencia eléctrica de accionamiento del compresor, transportando calor útil de forma altamente eficiente.

¿Qué aplicaciones tiene y ofrece la bomba de calor?

  • Climatización a través de calefacción y refrigeración
  • Producir agua caliente sanitaria (ACS)
  • Calentar una piscina cubierta.
  • Procesos industriales específicos.

¿Qué tipos sistemas/ variantes de bomba de calor existen?

Las bombas de calor se clasifican entres tipos en función de dónde obtienen su energía para funcionar: calentar, refrigerar y/ o producir ACS.

Bomba de calor aerotérmica

Este tipo de bombas de calor utilizan la energía contenida del aire para poder funcionar. Las mismas pueden ser bien sea del tipo aire - aire o agua - aire y están diseñadas para generar aire caliente o frío todo ello dependiendo de las necesidades del usuario final o del lugar en las que se han instalado. Es el tipo de sistema más habitual para el uso doméstico.

Bomba de calor geotérmica

Se trata de las bombas de calor formadas por los sistemas tierra - aire y tierra - agua. Este tipo de sistemas obtiene el calor de la energía que se encuentra en el subsuelo y es transferido al interior de las viviendas.

Bomba de calor hidrónica

Su principal fuente de energía es el agua. Se trata de bombas de calor formadas por los sistemas de agua - aire y agua - agua que climatizan las habitaciones o estancias mediante agua caliente o agua fría, que genera la bomba de calor con su proceso. El agua es distribuida a través del edificio a través de tuberías, bien sea calentándo o enfriando. La distribución se lleva a cabo mediante un sistema de tuberías conectado a fancoils, radiadores, suelo radiante, etc.

Beneficios de instalar una bomba de calor en casa

  1. Versatilidad:pueden adaptarse a diferentes entornos (viviendas, casas antiguas, edificios, polideportivos, hoteles, gimnasios, etc.) según la necesidad de climatización o producción de agua caliente.
  2. Alta eficiencia:funcionan con un compresor que consume electricidad para transportar el calor, no para generarlo. De hecho, son tan eficientes, que se consideran una energía renovable.
  3. Amigables con el medio ambiente:no emiten residuos, dióxido de carbono ni ningún otro contaminante a la atmósfera.
  4. Instalación sencilla y no requieren de un mantenimiento complicado.
Actualizado el