Ahorro energético en el hogar (Parte 2)

Ahorro

En la primera parte de este Post vimos cómo ahorrar energía en electrodomésticos y cocina, además de una gráfica sobre los consumos medios en España.

En esta segunda parte veremos todo lo que concierne a climatización, agua caliente sanitaria y elementos pasivos para reducir el consumo de energía de climatización (aislamiento térmico, ventanas, etc.)

Ahorro de agua caliente

La caldera/calentador de agua caliente es el segundo gran consumidor de energía del hogar: un 20% del consumo total.

Si todavía tienes grifos independientes para el agua caliente y el agua fría, cámbialos por grifos monomando, porque te permiten mantener la temperatura elegida aunque lo cierres.

Los grifos termostáticos para la ducha pueden suponer un ahorro de un 5% de energía, además de la comodidad de poder regular la temperatura exacta a la que sale el agua.

Existen en el mercado cabezales y reductores de caudal para colocar en los grifos, que nos ayudan a ahorrar la mitad de agua y de energía (normalmente 8 l/min frente a 15 l/min para un grifo y 10 l/min frente a 20 l/min para una ducha).

Con una ducha de 5 min necesitarás unos 100 litros de agua. Con un baño, unos 250 litros.

Calefacción

La producción de calor es la gran consumidora de energía del hogar. Si posees una misma caldera para calefacción y para producción de agua caliente, de ella dependerá más del 60% del consumo (incluso más del 70% en zonas del interior de España).

La temperatura a la que programamos la calefacción condiciona el consumo de energía. Por cada grado que aumentemos la temperatura a partir de los 20º, se incrementa el consumo de energía aproximadamente en un 7%.

Aunque la sensación de confort sea subjetiva, una temperatura de entre 19 y 20 °C es suficiente para la mayoría de personas. Además, por la noche, en los dormitorios, basta tener una temperatura de 16 °C a 17 °C para sentirnos confortables.

Los calefactores eléctricos tienen consumos “prohibitivos”. Evita usarlos siempre que puedas y no los emplees durante mucho tiempo.

Para los sistemas de caldera y radiadores de agua caliente, un procedimiento para mantener la temperatura deseada en cada habitación consiste en la instalación sobre los radiadores de válvulas termostáticas. Estas válvulas se ajustan en función de la temperatura deseada, abriendo o cerrando el paso de agua caliente al radiador. Las válvulas termostáticas y los termostatos programables pueden llegar a ahorrar entre el 8% y el 13%.

Para aquellos casos en los que la vivienda esté vacía durante un número elevado de horas, es interesante considerar la colocación de un termostato programable, en el que se pueden fijar las temperaturas en diferentes franjas horarias e incluso para fines de semana o días especiales. Los reguladores programables no necesitan de obra alguna y su precio en el mercado ronda los 150 euros, amortizables rápidamente por los ahorros conseguidos.

Es conveniente purgar los radiadores al inicio de la temporada de calefacción. El aire contenido en el interior de los radiadores dificulta la circulación del agua caliente y la transmisión de calor.

No cubras los radiadores ni coloques ningún objeto al lado. Ello dificulta la adecuada convección del aire caliente.

Para ventilar completamente la casa es suficiente con abrir las ventanas 10 minutos al día: no se necesita más tiempo para renovar el aire (si lo hiciésemos, enfriaríamos demasiado las paredes). Esta ventilación ayuda a regular la humedad, haciendo que consumamos menos calefacción (es mucho más fácil calentar sólo aire que calentar aire con alto contenido de agua evaporada).

Usa el deshumidificador para mantener la humedad por debajo del 55%, mejorarás la sensación térmica además de ahorrar al calentar la casa.

Abre las persianas en cuanto salga el Sol. Incluso en los días nublados, siempre será más favorable el calor que ganamos por la radiación solar que el que dejamos de perder con las persianas bajadas. En cuanto se meta el sol, ciérralas completamente, evitarás importantes pérdidas de calor. Es muy importante saber que con las persianas a medio bajar ni capturamos energía solar ni conseguimos aminorar las pérdidas de calor. Tenlas siempre abiertas o cerradas.

Aire acondicionado

Aunque en buena parte de España la gran mayoría de las viviendas no poseen sistemas de refrigeración, hay zonas en las que su uso se antoja indispensable.

Fija la temperatura de refrigeración en 25 grados. No abuses del aire, no es bueno para la salud y por cada grado inferior a 25º, estarás consumiendo aproximadamente un 8% más de energía.

Con la instalación de toldos, acristalamientos adecuados y aislando adecuadamente los muros y techos, se pueden conseguir ahorros de energía en el uso del aire acondicionado superiores al 40%.

En verano, deberás bajar los toldos, cortinas y elementos de protección solar durante la radiación directa. Durante la noche, puede resultar muy útil abrir un poco las ventanas para renovar el aire interior por otro más fresco.

Siempre que puedas, sustituye el aire acondicionado por un ventilador en el techo y conseguirás un ahorro energético del 98%.

Aislamientos térmicos y ventanas

Sí, entiendo que te resulte chocante un apartado de aislamientos térmicos entre tanta “máquina de consumir energía”. Ahí está la clave, que el aislamiento térmico y las ventanas no consumen energía: una vez hecho el desembolso económico inicial, su mantenimiento es gratuito.

Teniendo esto en cuenta, podemos aseverar que:

  • Un buen aislamiento en el hogar nos ayudará a aprovechar al máximo la calefacción en los días más fríos y a no tener que encenderla en los días con un frío moderado.
  • En edificaciones de más de 20 años es muy aconsejable una rehabilitación térmica, en la que se puede alcanzar hasta un 50% en ahorro de energía en calefacción. El coste invertido en una buena rehabilitación térmica se puede amortizar en poco tiempo.
  • Aproximadamente el 30% de nuestras necesidades de calor se deben a las pérdidas que se originan en las ventanas.

 Carpinterías: Las mejores son las de Madera > PVC > Aluminio con rotura puente térmico > Doble ventanal de aluminio sin RPT > Aluminio sin RPT.

Lo mínimo-mínimo que deberías tener es doble ventanal de aluminio sin RPT.

 Vidrios: Instala ventanas con doble cristal -el triple sería ideal- y con vidrio bajo emisivo: reduciremos en un 60% las pérdidas de calor.

Con una cámara de Argón en lugar de aire ahorraremos un 15%.

  • Procura que las cajas de tus persianas no tengan rendijas y estén convenientemente aisladas. Para tapar las rendijas y disminuir las infiltraciones de aire puedes emplear medios sencillos y baratos como silicona, masillas o burletes.


Estos prácticos consejos suponen un gesto sencillo por parte de todos los miembros de la familia. Si nos acostumbramos a consumir y actuar de forma responsable en casa, tendremos más confort con un menor consumo energético y ahorraremos mucho dinero a lo largo del año.

Presentación:

Jose Iglesias (controlygestiondeobras.es) es Aparejador especialista en Eficiencia Energética, certificado por el Passivhaus Institut como Passivhaus Tradesperson.

Imparte formación sobre la herramienta informática THERM para el cálculo de transmitancias y puente térmicos y ha participado en Congresos online para hablar de eficiencia energética y de puentes térmicos. También ha impartido talleres sobre Ahorro energético en el hogar.

En los últimos años, como profesional de la edificación, ha seguido de cerca los avances en eficiencia energética en edificios y se ha formado en este campo. Como él dice, “es el futuro -ya el presente- de la edificación, y los técnicos tenemos la responsabilidad para llevar a cabo proyectos que cumplan con las necesidades de nuestros clientes y con los valores de calidad de nuestro sector.”

Actualizado el