Cómo se consigue el ahorro energético en una casa pasiva

Casa pasiva

La arquitectura ha evolucionado muchísimo en los últimos años, especialmente porque la sociedad moderna añora ser cada vez más ecológica y sostenible, buscando siempre el ahorro energético en una casa.

Las construcciones modernas suelen contar con sistemas avanzados para fomentar el ahorro energético a grandes rasgos, lo cual es sumamente favorable y positivo a nivel medio ambiental.

¿Alguna vez habías escuchado sobre las casas pasivas? Seguramente sí, ya que se han convertido en una opción ideal para habitar espacios cómodos y confortables sin causarle daños al planeta.

El origen de la casa pasiva se remonta al año 1979 en los Estados Unidos, específicamente cuando el reconocido arquitecto, Edward Mazria, logró publicar su libro Passive Solar Energy Book.

En esta publicación explicaba la capacidad que tenían las casas pasivas de ser climáticamente eficientes, al punto de minimizar profundamente el uso de sistemas de refrigeración y calefacción en el hogar.

Casa pasiva y el ahorro energético

La casa pasiva, también conocida como Passivhaus, es una vivienda especialmente pensada para reducir el consumo energético hasta en un 80%.

Durante el proceso de diseño y construcción de una casa pasiva se aprovechan todas las condiciones climáticas del área en cuestión para que la edificación consuma la menor cantidad de energía posible.

Según Edward Mazria, la casa pasiva se enmarca en un principio de captación, almacenamiento y distribución que puede funcionar sin energía exterior, es decir, que es altamente funcional por sí mismo.

En España el costo de la electricidad suele ser uno de los más elevados, y por lo tanto, cada vez existen más personas interesadas en conocer y aprovechar los beneficios de la casa pasiva.

De acuerdo a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, en el 2015 el precio de la electricidad en este país se había incrementado al menos un 80%, en comparación con el año 2003.

Excelente alternativa arquitectónica para el ahorro energético en una casa

Este tipo de casas pasivas se han convertido en una gran alternativa arquitectónica, debido a que le sacan el máximo provecho a la arquitectura bioclimática, al punto de superar significativamente a las construcciones convencionales.

En esencia, la casa pasiva supone una construcción con un consumo energético casi ínfimo. Aunque esto no es todo, ya que también es capaz de mantener la vivienda correctamente climatizada durante todo el año.

¿Te preguntas cómo es esto posible? Básicamente un proyecto de casa pasiva requiere el máximo cuidado de los detalles, tanto arquitectónicos como de diseño.

¿Cómo ahorrar energía con una casa pasiva?

A continuación se esbozan las diferentes estrategias que se deben implementar para que la casa pasiva logre reducir el consumo energético.

1.El aislamiento térmico es crucial

Uno de los mayores secretos para lograr que la casa pasiva ahorre bastante energía consiste en aislar correctamente toda su envolvente.

El fin último de aislar la vivienda de forma apropiada consiste en evitar que se genere un intercambio de calor entre el interior y el exterior.

Por tal motivo es absolutamente necesario que el equipo arquitectónico se asegure de evaluar el área en dónde se construirá la casa pasiva con extremo cuidado.

¿Te preguntas por qué? La verdad es que el clima incide en el cálculo del grosor de los materiales de aislamiento que deberán utilizarse.

Para que tengas una idea de su importancia podemos decirte que mientras más frío sea el clima, mayor cantidad de material aislante demandará el proyecto constructivo.

La casa debe estar bien aislada

Si la casa no está bien aislada podría terminar consumiendo un 30% más de energía que una casa que sí posee un buen aislamiento térmico.

El motivo es simple: el aislamiento térmico es sumamente necesario para lograr el cometido del ahorro energético en una casa pasiva.

En esencia, una aislación apropiada tiene la capacidad de reducir las pérdidas de calor durante el invierno, a la par de reducir la ganancias durante el verano.

De esta manera la casa pasiva ameritará una baja demanda energética en aras de cumplir con su trabajo de climatización.

En concreto, es necesario aislar el suelo (toda la base de la casa), la cubierta y los muros exteriores (en función del clima local), para lograr un buen nivel de aislamiento.

2.Realizar cerramientos herméticos

Los cerramientos herméticos también son fundamentales para ahorrar energía en una casa pasiva.

De esta forma se logra un mayor grado de protección externa sin sacrificar el atributo de la máxima comodidad en el hogar.

Para ello los profesionales se aseguran de realizar un correcto ensamblaje entre las partes, con la finalidad de evitar la formación de grietas o fisuras.

También es importante resaltar que los cerramientos indicados para cada casa pasiva permiten que ciertos aparatos, como los aires acondicionados, las calderas, y hasta los sistemas de agua caliente sanitaria, necesiten menos potencia para satisfacer sus necesidades.

3.Orientación de la casa pasiva

La orientación de la Passivhaus dependerá de varios factores importantes, tales como los que se listan a continuación:

  • Vientos
  • Latitud
  • Dureza del verano o invierno

En líneas generales, se puede decir que la orientación de la casa pasiva revela una gran parte del comportamiento térmico.

Y no solo eso, también determina si será necesario instalar cortavientos o toldos delante de ella, o inclusive, algunos sistemas auxiliares de climatización como los radiadores.

El punto de partida consiste en determinar el objetivo que se desea lograr con la vivienda: ¿la intención es desviar calor?, o ¿captarlo?

La respuesta a esa interrogante permitirá definir la orientación de la casa pasiva para lograr que ahorre energía significativamente, ya sea aprovechando la radiación solar para aportarle calor a la vivienda, o tratándolo para lograr una correcta refrigeración.

4.Eliminación de puentes térmicos

Un puente térmico es una zona de la envolvente de la vivienda en donde el calor se transmite con mayor facilidad que en otras áreas cercanas, a raíz de una variación de la resistencia térmica.

Dichos puentes propician las pérdidas energéticas, e incrementan las posibilidades de que se produzcan condensaciones, o moho durante la temporada invernal.

Si se realiza una correcta ejecución en obra, y además utiliza el envolvente adecuado, puede limitar en gran medida el efecto negativo que generan los puentes térmicos.

Por lo tanto, se fomenta el ahorro energético en la casa pasiva ya que se reduce la transmitancia térmica de los elementos de la envolvente.

Una gran solución consiste en no interrumpir la capa de aislamiento. Aunque si esto no es posible, lo mejor sería colocar un aislante térmico adicional en los ejes o juntas en donde se produzcan las pérdidas de calor.

5.Trabajar con sistemas de ventilación mecánicos

Los sistemas de ventilación mecánicos con recuperación de calor son útiles para renovar el aire ya que controlan con éxito su entrada y su salida.

Si el aire es frío aprovechan el calor que generan las personas y algunos aparatos eléctricos de la casa pasiva para incrementar la temperatura.

Y si la temperatura exterior es elevada, el sistema expulsará el aire viciado y refrescará el nuevo aire entrante.

Las casas pasivas son ecológicas y ahorrativas

Si el diseño y la construcción de la casa pasiva se realiza apropiadamente esta puede ser capaz de ahorrar hasta un 80% de energía, lo cual surte un gran efecto a nivel medio ambiental.

Y no solo eso, el ahorro energético también reducirá tu factura eléctrica considerablemente, lo cual favorecerá a tu economía.

Sin duda, la casa pasiva logra reducir el consumo energético significativamente sin sacrificar el confort interior, lo cual es realmente formidable.

¿Sabías que el consumo energético es 9 veces menor en una casa pasiva que en una casa tradicional? ¡Desde este punto de vista las cuentas salen prácticamente solas!

En definitiva, las casas pasivas sí ahorran bastante energía, y este es uno de sus mayores beneficios tanto a nivel ecológico como financiero.

Actualizado el