Aerotermia y energía solar fotovoltaica: la pareja perfecta

AnaZet

La aerotermia cada vez está alcanzando una mayor relevancia en el mercado de la climatización, sobre todo si se habla de edificios de viviendas de nueva construcción.

Estos equipos se consideran como energía renovable por la normativa europea y el propio CTE, siempre que tengan un SCOP superior a 2,5. Sin embargo, consumen electricidad, por lo que si esta electricidad tiene un origen renovable y gratuito, el sistema será aún más eficiente, ecológico y sostenible.

La aerotermia en el sector de la climatización de edificios

El pasado 27 de diciembre de 2019 se publicó el nuevo Documento Básico HE de Ahorro de Energía del Código Técnico de la Edificación. Dentro de esta normativa, la bomba de calor de aerotermia es una de las tecnologías más favorecidas. Esto se debe a que uno de los mayores objetivos a nivel europeo es sustituir los sistemas de climatización basados en la combustión por otros basados en el consumo de energía eléctrica.

Como hemos comentado, si una bomba de calor de aerotermia posee un SCOP superior a 2,5 será considerada como un sistema de energía renovable. Además son equipos que pueden proporcionar en las viviendas climatización tanto para verano como para invierno, así como la producción de ACS (Agua Caliente Sanitaria).

Sistemas integrados de aerotermia y energía solar fotovoltaica

Como hemos comentado, una bomba de calor consume energía, aunque un 70% menos que otros sistemas de climatización y agua caliente sanitaria. Sin embargo, buscando que esta energía tenga un origen renovable, se ha integrado la aerotermia con la energía solar fotovoltaica.

Desde un punto de vista más técnico es muy sencillo acoplar ambas instalaciones, puesto que la instalación de energía solar fotovoltaica será la encargada de producir la energía eléctrica necesaria para la bomba de calor.

¿Cómo funciona una bomba de calor?

El funcionamiento de la bomba de calor está basado en los principios físicos de la termodinámica. Consigue transportar la energía de un ambiente a otro, mediante el cambio de estado de gas a líquido de un fluido refrigerante, por medio de la temperatura ambiente y gracias a un compresor.

Una bomba de calor aerotérmica es capaz de capturar la energía gratuita del aire y transformarla en energía útil para producir ACS o climatización.

¿Cómo consigue aprovechar la bomba de calor la energía eléctrica producida por la instalación fotovoltaica?

La clave para rentabilizar una instalación de placas fotovoltaicas para aerotermia consiste en utilizar, al menos, el 80% de la energía eléctrica producida por la instalación fotovoltaica. En este punto, juega un papel fundamental contar con una bomba de calor adecuada, capaz de obtener el mayor rendimiento de un sistema híbrido de aerotermia y energía solar.

Una bomba de calor con regulación climática que se integra con la instalación fotovoltaica es capaz de, si en algún momento la producción fotovoltaica es superior a los consumos de la vivienda, usar ese excedente para producir agua caliente o fría, acumulándola para cuando se necesite.

¿Qué se hace con la energía producida por la instalación fotovoltaica cuando la bomba de calor no está funcionando?

La energía eléctrica se puede usar para cubrir la demanda del resto de electrodomésticos de nuestra vivienda.

¿Por qué instalar placas fotovoltaicas y no térmicas?

En los últimos años, el coste de los paneles fotovoltaicos se ha reducido un 80%, debido fundamentalmente al aumento de la eficiencia y a la fabricación a gran escala. Esto unido al alto precio de la electricidad en nuestro país hace que sea más rentable producir electricidad que consumirla de la red nacional.

Durante algunos años, en España proliferó la instalación de placas solares térmicas, fundamentalmente impulsadas por los códigos de edificación como el RITE y el CTE. Este tipo de placas solares aprovechaban el calor de la radiación solar para producir agua caliente, ya sea para uso sanitario o para calefacción.

Sin embargo, en la actualidad tiene más ventajas la instalación de un sistema de energía solar fotovoltaica:

  • La eficiencia de las placas térmicas es mucho menor que las fotovoltaicas puesto que requieren de una mayor cantidad de radiación solar.
  • Una instalación de energía solar térmica requiere de más espacio.
  • Gracias a los paneles térmicos podemos obtener agua caliente, ya sea como apoyo al ACS o, en el mejor de los casos, para calefacción de baja temperatura. Sin embargo, gracias a los paneles fotovoltaicos podemos obtener ACS y climatización, tanto en invierno como en verano.
  • Gracias a la energía solar fotovoltaica podremos alcanzar el autoconsumo, es decir, generar toda la energía que necesita la vivienda (puesto que producen electricidad). Los paneles solares térmicos, como máximo, producirán el 30% de la energía necesaria.

¿Es recomendable instalar un sistema de aerotermia con apoyo solar fotovoltaico?

Algunos de los motivos por los que recomendamos este sistema son:

  • Es una inversión muy rentable puesto que su amortización tarda entre seis y siete años.
  • Es una solución eficiente, con un COP en torno a 5.
  • Con la combinación de aerotermia y energía solar fotovoltaica cubrimos, al menos, un 90% de nuestras necesidades energéticas térmicas, de manera totalmente gratuita y renovable.
  • Se trata de una tecnología subvencionable en muchas Comunidades Autónomas.
  • Sacamos un gran provecho a la cubierta de la vivienda, ya que no tiene ninguna otra utilidad.
  • Al producir la energía en el mismo sitio en el que se consume se acaba con la pérdida energética que se produce en su transporte y, además, nos da independencia respecto a la red de transporte nacional.
  • Aumenta la certificación energética de la vivienda, puesto que las bombas de calor consumen un 70% menos energía que otros sistemas tradicionales.
  • En la aerotermia no se produce combustión, por lo que es un sistema completamente seguro.
  • Como la electricidad que consume la bomba de calor es renovable, el sistema no contamina.
Actualizado el