Aerotermia y bombas de calor

wf

La climatización de una vivienda es algo que consume gran parte de la factura de energía de una vivienda. En verano e invierno, la climatización puede llegar a consumir el 40% de la factura de energía.

En vistas no sólo al ahorro, sino también a la reducción del consumo y la contaminación, se han ido desarrollando sistemas cada vez más eficientes en torno a la climatización. Incluso, esto más para conseguir reducir la contaminación, se han desarrollado sistemas de climatización que usan fuentes de energía renovable para su funcionamiento. Dentro de este último tipo de sistemas cabe destacar la aerotermia.

¿Cómo funciona la aerotermia?

Extrae energía del ambiente contenida en la temperatura del aire, incluso bajo cero y la transfiere a un fluido que se mueve por la bomba de calor.

Esto se consigue gracias a un ciclo termodinámico que usa un gas refrigerante comprimido a muy baja temperatura, el cual consigue extraer calor del aire exterior.

Si bien es cierto que la fuente de energía que usa la aerotermia es renovable, también lo es que requiere de electricidad para funcionar (se requiere para que funcione el motor del sistema). Sin embargo, la cantidad de energía que produce es mucho mayor que la que consume. Dependiendo de la calidad del equipo y su calificación energética se puede lograr un rendimiento sobre el cuatro. Esto significa que se aporta 4,5 kW de potencia calorífica por cada kW consumido de electricidad. Por lo tanto, casi el 80% de la energía que nos aporta es gratuita.

Los sistemas de aerotermia consumen casi un 80% menos que otros sistemas de climatización. Además, también se pueden usar estos sistemas para producir Agua Caliente Sanitaria (ACS). Incluso se están desarrollando ya sistemas de refrigeración mediante aerotermia.

Bomba de calor y aerotermia

La bomba de calor de aerotermia se ha convertido en una de las opciones más solicitadas a la hora de climatizar cualquier tipo de inmueble. Un alto nivel de eficiencia y el gran ahorro energético y económico que conllevan los colocan a la cabeza de la climatización.

Una bomba de calor de aerotermia consiste en una bomba de calor convencional (como un aire acondicionado inverter de toda la vida), pero con una eficiencia tan alta que se llega a considerar una energía renovable.

Los sistemas de aerotermia poseen los siguientes elementos:

  • Una unidad exterior o compresor: donde un refrigerante recoge la energía del aire. Este refrigerante recorre las tuberías en forma de gas para ceder el calor y volver esta vez en forma líquida, al exterior y repetir el proceso continuamente.
  • Una unidad interior o hidrokit: se encargará de ceder el calor al agua que se distribuye por el sistema de climatización.

Las ventajas de la bomba de calor aerotérmica

  • Eficiencia: Es un sistema de alta eficiencia por lo que su consumo es muy reducido. Si bien consume electricidad, lo cierto es que su consumo es casi un 80% menor que el resto de sistemas de climatización.
  • Comodidad: La bomba de calor utiliza electricidad por lo que no necesitaremos suministro de gas ni otro tipo de combustibles. Si quieres dar el paso hacia la energía renovable, puedes empezar con estos sistemas porque, además, se pueden unir a otros sistemas como los paneles solares fotovoltaicos. De esta forma, la poca electricidad que usa la bomba provendría de fuentes renovables.
  • Mantenimiento: Su mantenimiento y limpieza es muy sencillo y rápido. Además, su vida útil es bastante larga por lo que se convierte en una gran inversión.
  • Sostenibilidad: Casi el 80% de la energía producida por un sistema de aerotermia proviene del aire, por lo que es una energía renovable. Este tipo de sistemas permiten que se reduzca la contaminación en comparación con otros sistemas y combustibles como los derivados del petróleo.
Actualizado el