Aerogeneradores

aerogeneradores

En la actualidad, la gran contaminación y el cambio climático que está asolando a buena parte de nuestro planeta ha hecho que se creen una serie de normativas a nivel mundial sobre contaminación y energía. La reducción de la huella climática se ha convertido en algo esencial para los gobiernos de las grandes naciones mundiales, que han colocado a la energía renovable como arma de batalla contra el cambio climático.

A nivel doméstico, ya existen normativas acerca de la obligatoriedad de usar energía renovable. Además, este tipo de energías permite un gran ahorro económico, sobre todo si se consigue el autoconsumo. Esta forma de producción de energía se puede lograr mediante placas solares o aerogeneradores. Si bien el uso de placas solares ya es algo muy extendido, el uso de aerogeneradores aún se desconoce, por lo que vamos a contarte todo lo necesario sobre estos sistemas.

¿Qué es un aerogenerador?

Un aerogenerador es un dispositivo que convierte la energía cinética del viento en electricidad. Los aerogeneradores de conexión a la red son muy famosos, puesto que son los aerogeneradores enormes que solemos ver en las cimas de las montañas y que sirven para inyectar energía a la red eléctrica, aunque aparte de estos equipos enormes, también los hay de tamaño mucho más reducido para uso doméstico o industrial.

Los aerogeneradores tienen una vida media superior a 25 años. La rápida evolución de la tecnología del viento ha propiciado el aumento de la durabilidad de los aerogeneradores.

Características

  • Orientación automática: Estos sistemas se orientan de forma automática para que aprovechen al máximo la energía cinética del viento, a partir de los datos registrados por una veleta y un anemómetro que tienen incorporados en la parte superior. La barquilla gira sobre una corona situada al final de la torre.
  • Giro de las palas: El viento hace girar las palas, las cuales se mueven con una velocidad de viento de unos 3,5 m/s y una potencia máxima de unos once metros por segundo. Con vientos muy fuertes (25 m/s) las palas se colocan en bandera y el aerogenerador se frena para no sufrir una tensión excesiva.
  • Multiplicación: El rotor gira un eje lento que se conecta a una multiplicadora que eleva la velocidad de giro desde unas trece hasta unas 1.500 revoluciones por minuto.
  • Generación: La multiplicadora, mediante un eje rápido, transfiere su energía al generador acoplado, el cual produce energía eléctrica.
  • Evacuación: Esta energía que se genera se conduce por el cableado hasta la base y de ahí por línea subterránea a la subestación, lugar en el que se incrementa su tensión para inyectarla a la red eléctrica y distribuirla a las diferentes zonas donde va a consumirse.

Ventajas de instalar un aerogenerador

Los aerogeneradores de tamaño adecuado para uso doméstico o industrial permiten realizar autoconsumo. Si bien es verdad que funcionan mejor cuando hay una cierta velocidad de viento, lo cierto es que su funcionamiento es bastante correcto a partir de poca velocidad del mismo.

No se necesita de un gran espacio para poder instalarlos y que funcionen, reduciendo su impacto ambiental. Además, es un tipo de energía renovable lo que hace que no contamine.

Su mantenimiento es sencillo y económico. Además, se puede usar tanto para autoconsumo (lo cierto es que reduce mucho la factura de energía de una vivienda), como para sistema de apoyo en una instalación aislada.

Como la energía se produce en el mismo sitio que se usa, no se pierde casi en su transporte y distribución.

Consejos para la instalación de un aerogenerador

La velocidad del viento se incrementa con la altura y a su vez la producción energética, por lo que recomendamos instalar el aerogenerador a la altura optima recomendada por el fabricante.

Es importante considerar que cualquier obstáculo y obstrucción para el viento afectara a la velocidad de nuestro aerogenerador (casas, arboles etc.) por lo que recomendamos instalar la torre 10 metros por encima de estos obstáculos.

La clave para optimizar la rentabilidad de la instalación y conseguir mejores datos de producción está en la correcta colocación de los aerogeneradores domésticos. Lo más recomendable, es colocarlos utilizando una torreta especializada para este tipo de instalaciones.

Aerogeneradores para viviendas aisladas

Las viviendas aisladas de la red requieren de diferentes sistemas para poder disponer de electricidad. Si hace años en muchos sitios se solían usar generadores de gasolina o gasoil, lo cierto es que desde hace ya años tanto las placas solares como los aerogeneradores se están convirtiendo en la mejor elección, sobre todo en materia económica a medio y largo plazo.

Mediante un estudio se podrá determinar si la potencia eólica geográfica es apta para su instalación y rendimiento, consiguiendo establecer qué aerogenerador es el más adecuado para su vivienda.

En el caso de que ya dispongas de una instalación solar también es posible ampliarla con un aerogenerador, ya que así se minimiza el uso de generador eléctrico de apoyo los días que no hace mucho sol, además de que por norma general hace más viento en los meses que hace menos sol, por lo que una instalación híbrida con paneles solares y aerogenerador, se convierte en una instalación bastante equilibrada en cuanto a generación durante todo el año.

Actualizado el