9 consejos para ahorrar electricidad en casa

Ahorro

Hoy en día está claro que el ahorro de energía no sólo ahorra la cartera, sino que también contribuye a la energía y al cambio climático.

Nuestro comportamiento dentro de nuestras cuatro paredes tiene una gran influencia en el consumo de energía. Cada vez que encendemos la calefacción, la tetera o vemos una película, se necesita electricidad y energía.

Dado que la mayor parte de la electricidad se sigue generando a partir de combustibles fósiles como el carbón y las centrales nucleares, contribuimos a la liberación de dióxido de carbono con nuestro consumo de electricidad.

Grupo Electrón expertos en instalaciones eléctricas aportan grandes consejos sobre qué hacer para ahorrar electricidad a través de acciones cotidianas.

1. Aparatos baratos sin baterías

Los teléfonos conectados directamente, las afeitadoras y los cepillos de dientes eléctricos utilizan mucho menos electricidad que los dispositivos inalámbricos: ¡la etiqueta energética de la UE le informa sobre la eficiencia de sus dispositivos cuando compra nuevos!

2. Enchufar

Es mejor desenchufar el enchufe o comprar una regleta con un interruptor de encendido y apagado, sólo un botón para apagar. También vale la pena pulsar el interruptor de encendido de su ordenador: El ordenador utiliza el 70% de la energía incluso cuando no está trabajando.

3. La nevera correcta en el lugar correcto

Si necesitas una nueva nevera, presta atención al consumo de energía y la etiqueta energética, al menos A ++ o A +++ debe estar escrita en ella. O bien puedes contactar a un servicio técnico oficial general electric. Pregúntate qué tan grande quieres que sea y si necesitas un congelador ¡puedes ahorrar electricidad y dinero! Pon la nevera en un lugar frío y no la enfríe más de lo necesario. Consume un 4% más de electricidad por cada grado. Y cuando te vayas de vacaciones, trata a tu nevera con una cosa: descongélala y apágala.

4. Cocinar con gas

Una estufa de gas consume sólo la mitad de la energía primaria en comparación con una estufa eléctrica. El gas genera calor directamente, mientras que la electricidad sólo puede ser generada a partir de otras fuentes de energía con un gran gasto.

5. Calefacción abajo, puerta cerrada

Antes del comienzo del invierno, airea los calentadores, que consumen energía pura. Vale la pena ajustar la temperatura de cada habitación individualmente, porque cada grado menos ahorra alrededor del 6% de la energía de calefacción. Como guía: dormitorio 16º a 18º, cocina 18º a 20º, cuarto de niños 20º, sala de estar 20º a 22º, baño 23º.

6. Apaga la luz

La primera regla es, por supuesto, apagar todas las luces innecesarias. ¿Por qué, por ejemplo, iluminar habitaciones donde no hay nadie?

En comparación con las lámparas encendidas, las lámparas de bajo consumo no sólo ahorran el 70% de la electricidad y los costes de funcionamiento, sino también el 80% de las emisiones de CO2 en la producción.

Sin embargo, en comparación con las bombillas convencionales, no están en la mejor luz. Contienen mercurio tóxico y, por lo tanto, son residuos peligrosos. Por lo tanto, una alternativa es la lámpara LED.

Aunque es más caro de comprar, pronto se pagará por sí mismo debido a su bajo consumo de energía; en comparación, se logra un ahorro de energía del 85%.

7. Utensilios de cocina

No tienes que usar la estufa para todo. Las calderas, las ollas de huevo y las máquinas de café utilizan alrededor de un 40% menos de energía que una placa de cocción. Asegúrate de no llenar la caldera con más agua de la necesaria, de lo contrario el consumo de energía y las emisiones de CO2 aumentarán innecesariamente.

En cuanto al equilibrio ecológico, hay que evitar el uso de máquinas de café expreso que utilizan pastillas de aluminio, que son muy intensivas en energía y dañinas para el medio ambiente.

8. Lavado con moderación

Un prelavado no suele ser necesario. Se puede lavar con seguridad con un programa económico. Si bajas la temperatura de lavado de 60° a 30°, sólo se utiliza un tercio de la electricidad. Y, por supuesto, siempre es mejor esperar a que la máquina esté llena antes de lavar.

9. Reducir el consumo de agua

Con un cabezal de ducha de bajo consumo se puede utilizar hasta la mitad de la cantidad de agua sin siquiera darse cuenta. Esto no sólo reduce los costes de agua, sino también los costes de energía. Una cisterna que ahorra agua ayuda a reducir el consumo de agua por ciclo de lavado de 9 a 6 litros.

Si usas el botón de economía, incluso baja a 3 litros. Lavarse las manos con agua fría y abrir el grifo durante la limpieza son clásicos de hoy en día que ahorran agua.

Actualizado el