¿Cómo encontrar tu profesor ideal de Yoga online?

Yoga

Si has decidido hacer clases yoga en Vitoria, seguramente te ha surgido la pregunta: ¿Cómo elegir un buen profesor?

Al comienzo de mi viaje por el yoga, visité muchas escuelas y centros. Sé que es muy difícil para un principiante elegir entre tal variedad de estilos, sistemas y métodos de enseñanza. De lo que estoy 100% seguro es que en el yoga, sea cual sea la escuela o el estilo, es muy importante elegir un buen profesor.

Sigo repitiendo que el yoga es un sistema muy flexible. Cualquiera que haya practicado durante muchos años sabe que el yoga es muy versátil.

Detrás de la aparente sencillez de los ejercicios y prácticas se esconde el poderoso sistema que TRANSFORMA el cuerpo humano, la mente y la percepción del mundo.

Ésta es la enorme complejidad de las enseñanzas del yoga.

Hoy, la ciencia moderna, apenas comenzó a estudiar el yoga, ya descubrió los muchos procesos fisiológicos que se activan con la práctica, mejorando la salud y alargando la longevidad de la vida.

Pero todavía no existe un método universal de yoga, ni un sistema único de preparación para quienes lo enseñan. Esta es la causa de tanta confusión en la mente de los profesores, especialmente de los recién llegados.

¿Cómo valorar la profesionalidad en el yoga?

Tus sensaciones

Observa tus sensaciones. Después de clase, al día siguiente y durante los primeros 3 meses.

Si inmediatamente después de clase te sientes muy cansado, de mal humor, con apatía, al día siguiente aparece dolor en las articulaciones, espalda, etc., es muy probable que te haya golpeado algún profesor que no se concentre en estructurar su clase. correctamente o improvisan con frecuencia, no preparan las secuencias y les dan los ejercicios que les gustan.

Considero que este criterio (tus sentimientos) es el más importante, porque el método de yoga debe eliminar precisamente todo lo negativo: dolor, depresión, estrés, etc.

Si no entiendes, ya sabes… cambia de maestro.

La edad y la experiencia de la práctica individual

Por supuesto, es mejor elegir un profesor que tenga "más de 30" y experiencia.

Solo después de varios años de práctica individual es posible acercarnos a la comprensión de la práctica del yoga.

Ningún curso teórico, por bien presentado que esté, puede transmitir a un yogui joven recién iniciado toda la complejidad del sistema.

Como resultado de lo dicho anteriormente, puedo decir que los monitores de 18-25 años NO me dan mucha confianza (me refiero a casos en los que el monitor NO sigue las estrictas instrucciones del maestro experimentado)

Comencé a practicar a los 19 años y puedo recordar vívidamente mis caóticos y desastrosos intentos de yoga.

El principal "problema" (para la enseñanza) de los profesores jóvenes son sus cuerpos.

Como todavía es joven y fuerte, puede resistir fácilmente los esfuerzos físicos en posiciones extremas (asanas).

Sus músculos y articulaciones pueden recuperarse rápidamente de lesiones y traumas.

A menudo, los estudiantes de estos jóvenes profesores tratan de alcanzar el nivel de su "gurú" y experimentan una sobrecarga innecesaria.

Peor aún, cuando se fomenta la competencia en las clases, quien alcanza una mayor amplitud en las posturas, aguanta más, aprieta el "nudo" con el cuerpo, etc.

Otro "punto débil" de los jóvenes yoguis es el "famoso" egocentrismo de los años veinte, el deseo de mostrar al mundo que el niño ha crecido, ya lo sabe todo y más aún en el yoga ...

Súper Flexibilidad

El yoga ha sido muy popular en los últimos años. Y a menudo es enseñado por ex acróbatas, bailarines o gimnastas.

Estas personas, formadas desde la infancia, desarrollan una gran flexibilidad y movilidad en las articulaciones.

Los niveles tan altos de preparación física no son alcanzables para las personas que no han realizado este tipo de actividad desde la infancia.

Estos ex atletas, acostumbrados a trabajar con sus propios cuerpos, en la mayoría de los casos no creen que necesiten una preparación adicional para el yoga.

Por eso, buscan en internet información para conocer el ASPECTO de las asanas y sin pensarlo dos veces comienzan a enseñar.

Acostumbrados a los sacrificios diarios en deportes y competencias, comienzan a exigir lo mismo de sus alumnos.

Atención a los alumnos en clase

Si el maestro "se abstiene" de CÓMO practican sus alumnos y no corrige a nadie, esto es un motivo de alarma grave.

En algunas asanas, es imposible (o muy difícil) transmitir los detalles de la actuación en palabras, por lo que a menudo es necesario acercarse a la persona y corregirla para mostrarle CÓMO hacerlo CORRECTAMENTE.

Este momento de interacción es INEVITABLE y NECESARIO en el proceso de enseñanza.

Si descubre que el profesor nunca lo hace, es una clara señal de su incompetencia.

Actualizado el