Cómo elegir la mejor caldera de gas

Caldera

A la hora de elegir una caldera de gas para el hogar son muchos los parámetros a tener en cuenta: desde la potencia requerida hasta la normativa vigente en el momento de la instalación, pasando por el tipo de combustible o el número de baños en la zona de estar. A continuación con la web calderabarata.es enumeramos todos estos aspectos para facilitar el proceso de elección de su caldera.

Tipo de vivienda donde se instala

A la hora de elegir una caldera de gas para un piso, las condiciones son diferentes a las de una instalación en una vivienda unifamiliar, por ejemplo. Los metros cuadrados determinarán la potencia calorífica necesaria y, por tanto, el tipo de caldera más adecuado para cubrir nuestras necesidades.

A su vez, es importante saber qué uso se hará de la caldera, incluyendo cuántos baños y aseos habrá en la casa donde está instalada y la cantidad de personas que viven allí. Dependiendo de si también habrá bañeras o duchas y si habrá uso simultáneo de estas, será necesaria más o menos cantidad de agua caliente.

También es importante conocer el aislamiento de que dispone la vivienda, ya que influirá en el consumo de la caldera, así como la zona geográfica donde se ubica ya que la temperatura exterior condiciona el funcionamiento de la caldera.

Tipo de combustible con el que funciona

Se debe tener en cuenta si la casa tiene espacio para colocar un tanque de diesel o si llega a la zona de gas natural. A su vez, las calderas se pueden clasificar según el tipo de cámara de combustión:

Caldera atmosférica: Se caracteriza por una cámara de combustión abierta, es decir, toma el aire de combustión de la estancia en la que se ubica. Este tipo de caldera de gas es potencialmente peligrosa y por ello ya no se puede instalar en viviendas.

Caldera hermética: Su cámara de combustión es completamente hermética (la caldera se alimenta de aire fuera de la habitación). Este es el tipo de caldera que se instala en las viviendas.

En esta categoría encontramos la caldera estanca convencional, la caldera estanca de bajo NOX y la caldera estanca de condensación.

Dentro de las calderas de condensación destacan por su calidad, fiabilidad y reconocimiento por parte de los usuarios las calderas Junkers.

La caldera de condensación sellada se distingue por su alta eficiencia (superior al 100%) debido al aprovechamiento del calor residual de los gases evacuados después de la combustión. En lugar de desperdiciar este calor, se usa para calentar el agua en el circuito, ahorrando aproximadamente un 25% de gas. Para este tipo de calderas se debe tener en cuenta que cuando los gases de combustión se enfrían, se condensan (pasan a estado líquido), por lo que será necesario instalar un desagüe para estos condensados.

Tipo de producción de agua caliente sanitaria (ACS)

Caldera solo calefacción: solo produce agua caliente para el circuito primario (calefacción), aunque se puede instalar un acumulador externo para la producción de ACS.

Caldera de mezcla instantánea: Produce agua caliente para los circuitos primario y sanitario. Actualmente, la producción de agua caliente está impulsada por la demanda. Algunos modelos de batidoras instantáneas incorporan una microacumulación, que consiste en un pequeño depósito de 3 a 5 litros de agua precalentada. En el momento de la demanda se suministra primero agua precalentada, minimizando así la espera y ahorrando agua, ya que no es necesario dejar correr el agua para que llegue caliente.

Caldera de acumulación combinada: Incorpora un acumulador (la capacidad dependerá del modelo y del fabricante) que mantiene el agua caliente a temperatura constante. Esta caldera es especialmente adecuada para hogares con una gran demanda de agua caliente sanitaria.

En este aspecto, las calderas Saunier Duval nos proporcionan ambos tipos de servicio.

Tipo de potencia que necesito

Para calcular la potencia de la caldera, es necesario determinar las necesidades de calefacción de la casa. A un nivel muy genérico, puede consultar la siguiente tabla, pero recuerde que por seguridad y eficiencia es fundamental que un arquitecto o ingeniero haga los cálculos exactos y establezca la mejor potencia.

Para determinar la potencia de la caldera: multiplique el valor correspondiente por el m2 de la parte de la casa a calentar y aumente el valor en un 20%. Este incremento del 20% es un valor indicativo para poder tener un margen de seguridad y una mayor potencia en los arranques y en caídas extremas de temperatura.

En los hogares, las gamas de calderas más habituales son:

20kW: potencia mínima, ligeramente limitada por la capacidad para suministrar cómodamente agua caliente sanitaria. Por debajo de este poder, las marcas generalistas no los proporcionan.

23-25kW: potencia más común, suficiente para la mayoría de los hogares.

28-30kW: potencia para grandes viviendas y lugares fríos o muy fríos.

33-35kW: potencia para casas muy grandes y lugares muy fríos.

40-45kW: potencia muy alta para casas grandes o muy grandes mal aisladas. Es raro en los hogares.

Tipo de sistema de calefacción

Si además de la caldera planeas renovar tu sistema de calefacción, debes tener en cuenta que las calderas de condensación van a la perfección con sistemas eficientes como radiadores de baja temperatura o suelo radiante.

Actualizado el