El turismo se reinventa tras la pandemia

No cabe duda de que la pandemia de la COVID-19 ha supuesto un duro golpe para el sector del turismo, de los viajes y de los desplazamientos. Pero como se suele decir de las crisis suelen surgir grandes oportunidades.

Así, son muchas las empresas que han aprovechado para realizar un análisis de la situación del sector y para adoptar medidas orientadas al crecimiento y a la transformación.

Vueltia, por ejemplo, es una empresa con sede en Barcelona que ha sabido identificar las nuevas necesidades de los viajeros. Así, a través de su plataforma web, ofrecen tours, excursiones y experiencias en diferentes ciudades del mundo. Todas ellas respetan los protocolos higiénico sanitarias y se han diseñado para garantizar la máxima seguridad de los viajeros.

Desde visitas guiadas en Cáceres hasta actividades en Nueva York, pasando por tours en 4x4, interesantes recorridos por los barrios de Sevilla o por experiencias en El Cairo. Hay opciones para todos los públicos. Todas las actividades se pueden reservar desde la propia plataforma, accediendo a través de cualquier dispositivo (ordenador, tablet o teléfono móvil). Otro de los aspectos interesantes es que disponen de una amplia oferta de free tours en bastantes ciudades y trabajan con política de cancelación gratuita.

La compañía apuesta así por flexibilizar la experiencia de viaje, adaptándose a las necesidades de un público aventurero, conectado y con ganas de descubrir la verdadera esencia de los destinos, desde otro punto de vista.

Los alojamientos turísticos también se han reinventado tras la pandemia. Muchos de los hoteles han limitado y sus espacios para poder garantizar la seguridad de los viajeros, en todos sus desplazamientos. En este sentido, trabajan para minimizar la interacción entre los viajeros de distintos grupos. Muchos hoteles han cerrado sus comedores, sus terrazas o sus servicios de room service. Eso sí, para cubrir estas necesidades han firmado acuerdos con restaurantes locales o con empresas de reparto a domicilio para poder ofertar a sus clientes un servicio gastronómico y de restauración de calidad y privado. De esta manera, los hoteles y los alojamientos contribuyen a impulsar un sector extremadamente damnificado por las consecuencias del coronavirus, como es el caso de la hostelería local.

El turismo cultural también empieza a levantar cabeza. Las salas de museos y de conciertos han permanecido cerradas durante mucho tiempo. Sin embargo, las programaciones empiezan a resurgir. Los eventos físicos conviven con los eventos virtuales, que ya se han consolidado en el público. Este tipo de eventos constituyen un componente esencial para el turismo, puesto que suelen atraer a visitantes de otras ciudades.

Ahora, con la llegada de la vacuna, lo que conocíamos como “normalidad” se vislumbra cada vez más cerca. Sin embargo, estamos convencidos de que muchas de las actitudes que hemos adoptado con esta extraordinario situación se quedarán.

Comparte este post con tus amigos

Si el contenido de este post te ha resultado interesante no dudes en compartirlo con tus contactos o con tus amigos en tus redes sociales. Seguro que esta información también resultará útil para los miembros de tu entorno. ¡Te lo agradecerán!

Actualizado el