Detectar los puentes térmicos, ¿cuánto nos ayuda a ahorrar?

adas

 

Los puentes térmicos pueden provocar considerables pérdidas de energía en el hogar, ¿lo sabías? 

Pues, de hecho, éstas pueden cifrarse hasta en un 30%, lo cual nos supone un considerable incremento en nuestra factura de electricidad y gas. No obstante, no es la única consecuencia ya que, también, se provocan mayores emisiones de CO2 a la atmósfera y de partículas contaminantes.

Las políticas actuales en la materia, están encaminadas hacia una descarbonización total, lo que incluye también a los hogares. Es por ello que, al plantearnos una reforma, rehabilitación o un nuevo proyecto, es necesario que tengamos en cuenta todos los aspectos que contribuirán a la mejora de la eficiencia energética de nuestra casa.

A la detección de los puentes térmicos, se suman otras soluciones para mitigar el cambio climático como las cubiertas frías para incrementar el confort térmico de un edificio, una adecuada impermeabilización o la instalación de electrodomésticos o elementos de máxima eficiencia.  

No obstante, una de las primeras intervenciones, sin duda, es hallar el origen de los problemas que hacen que nuestro hogar sea menos confortable. Y, gracias a la tecnología, podemos hacer un primer análisis muy efectivo como, por ejemplo, a través de una termografía. Se trata de una opción que nos revelará dónde se producen las mayores fugas de calor en un edificio.

Así, la imagen revelará si son los encuentros con las ventanas o las galerías y puertas las responsables de estas pérdidas. Éstos son los lugares habituales en los que la resistencia térmica puede cambiar significativamente ya que perdemos la continuidad.

Tras un primer análisis, en los puntos en los que se evidencian las roturas del puente térmico deben ser exhaustivamente examinados ya que, estas incidencias, no solo producen una pérdida de calor, pueden llegar a provocar problemas muy graves. Así, por ejemplo, se pueden sumar a la pérdida de calor los daños provocados por agua, humedad o, incluso, moho.

Para evitar esta rotura es necesario que, desde la concepción de un nuevo proyecto, pensemos en soluciones que favorezcan la eficiencia energética. El mercado dispone de muchos productos, por eso es importante que en la planificación del proyecto se tenga muy en cuenta evitar romper la continuidad del aislamiento térmico. 

Somos conscientes que esto no siempre es posible y, por ello, hay que primar los elementos de conductividad muy baja en aquellos lugares donde se haya quebrado esta continuidad. Una medida a la que, por supuesto, hay sumar la precisión para conectar todos estos elementos y conseguir así no romper el puente térmico.

Detectar los problemas en un hogar y ponerles la solución adecuada no solo puede ser una contribución beneficiosa para nuestro bolsillo y confort, también, para la salud del planeta. 

La bioconstrucción es el futuro.

Actualizado el