Realizar una reforma en casa y no morir en el camino

Reforma

Cuando oímos la palabra reforma se nos cae el mundo encima. Pensamos en tiempo perdido, suciedad, problemas con la obra… Sin embargo, las empresas profesionales de reformas son capaces de realizar todo tipo de reformas de forma que, casi, ni te enteres.

En este artículo te contamos cómo se realiza un reforma en una vivienda, sin morir en el intento.

Presupuesto

Seguramente sea lo más importante de la reforma puesto que aúna las diferentes características de la misma: materiales, calidades, tiempo…

Obviamente cada empresa posee sus precios y presupuestos, aunque la media para 2020 ronda los 500 euros el metro cuadrado. Sin embargo, la diferencia en la calidad y el tipo de materiales puede hacer que dicha media se eleve hasta los 3000 euros.

En lugar de decidir un presupuesto y luego ver materiales, es mejor tener todos los materiales posibles y, si realmente hay algo que quieres sí o sí en tu vivienda, adaptar el presupuesto total del proyecto, quitando de otros aspectos que no sean tan importantes.

Autónomos o empresa constructora

Otra de las cosas a decidir es si prefieres contratar a autónomos diferentes (albañiles, fontaneros…) o bien a una empresa constructora que aúne a todos estos profesionales, además de con un arquitecto.

En este sentido, lo más recomendable es contratar a una empresa, que se encargará de todo el proyecto de forma personal. Si surgen imprevistos, las empresas suelen estar más preparadas para ellos. Un autónomo tendrá más trabajos y, si surgen estos imprevistos en otras obras, puede que deba dejar la tuya.

Profesionalidad

Por desgracia la moda low cost ha llegado al mundo del diseño y la construcción. Con lago tan importante como el diseño y la construcción de tu vivienda no hay que jugársela, lo mejor es contratar profesionales contrastados, mirando su experiencia y trabajo por encima de sus honorarios.

Entre las ventajas de contar con profesionales de la construcción y el diseño tiene muchas ventajas:

  • Te ayudarán a volcar todas tus ideas a la realidad, consiguiendo una obra exclusiva para ti y con una coherencia difícil de conseguir
  • Te ayudará a controlar el presupuesto y la inversión
  • Organizarán la obra y determinar los plazos de ejecución
  • Controlarán los acabados de todos los trabajos y será tu persona de confianza durante la ejecución de los trabajos.

Evitar sobre costes

Existen dos tipos diferentes de sobre costes:

  • Por vicios ocultos: Son los que no se ven a simple vista. Para descubrirlo es mejor basarse en la experiencia del arquitecto y el constructor. Se pueden hacer catas e investigar la historia de la casa. Si dejan de ser ocultos, tendrás que decidir cómo repercuten a tu presupuesto, y proyectarlo en consecuencia. Si, por el contrario, aparecen tras la demolición, sólo existen dos opciones, o aumentar el presupuesto o modificar el proyecto para adaptarlo a este gasto imprevisto.
  • Cambios en el proyecto: A veces son necesarios cambios en el proyecto. Si es tu caso, te damos una serie de consejos a seguir:
    • Proponer las modificaciones antes de que estén ejecutadas: puede que el precio no influya en el coste final de la obra.
    • Con la demolición hecha, dibuja en el suelo los espacios, la distribución del baño, si no te alcanza, pon cajas de cartón. Con la obra vacía y sin trabajadores, recorre tu nueva casa e imagínate viviendo ahí.

Contrata un seguro

Puedes compartir el coste en el constructor o averiguar si el de él cubre las eventualidades que se puedan producir, ya no sólo en tu vivienda, sino en las de los vecinos.

Las empresas constructoras deben tener este tipo de seguros, pero es muy básico. Dependiendo de la localización de tu vivienda, es bueno mirar un poco por las escaleras, tu propia casa y, si se puede, las casas de los vecinos.

Actualizado el