¿Cuál es el mejor sistema de calefacción para un piso?


Con el paso de la crisis inmobiliaria, la gente vuelve a apostar por la compra de un piso y su reforma integral. Dentro de las decisiones que has de tomar a la hora de reformar un piso es el tipo de calefacción que quieres tener en él. Pero no sólo si vas a reformar un piso, si vas a reformar la cocina o un baño, también es importante elegir qué tipo de calefacción vas a querer en dicha estancia, puesto que puede ser independiente o de apoyo.

En este sentido tampoco es lo mismo reformar un piso en Madrid que en Las Palmas. La climatología exterior también determinará el tipo de calefacción que mejor se adapte, de la misma forma que lo harán aspectos como el tamaño de la casa o el número de habitaciones.

Existen muchos tipos de calefacción para un piso y elegir la mejor para tus condiciones será sinónimo de eficacia y ahorro. Veamos diferentes opciones de calefacción que podemos instalar en un piso.

Calefacción por gas natural

Es el sistema más usado en España, y el más económico, ya que su precio es un tercio del de la luz.

Este sistema consiste en una caldera de gas que se instala en la vivienda y se conecta al suministro de gas natural. Este tipo de calefacción es muy cómoda y su suministro, salvo problemas técnicos, continuo.

Radiadores eléctricos

Su funcionamiento es muy parecido al anterior, con la mayor diferencia de que la fuente de energía es la electricidad.

Este sistema es más seguro y la instalación y mantenimiento es más económico. Sin embargo, como hemos dicho con anterioridad, la electricidad es bastante más cara que el gas natural, por lo que la calefacción eléctrica puede elevar tu factura mucho. Sin embargo, para las zonas donde no llega el gas natural, la electricidad se convierte en la única opción.

Aire acondicionado

Mediante este sistema podemos producir tanto frío como calor. Si bien tiene un alto gasto, es una buena opción para zonas cálidas, donde no haga mucho frío.

El aire acondicionado expulsa aire a la temperatura que elijamos y de forma muy eficiente gracias a la nueva tecnología Inverter. Lo malo es que el aire que se expulsa suele ser seco, lo que no lo hace bueno para personas con problemas respiratorios.

También es una opción si sólo queremos calentar una parte de la casa ya que si queremos calentar toda la casa deberemos poner aparatos en cada habitación u optar por aire acondicionado por conductos (el cual requiere de obra). Sin embargo, si la casa tiene un tamaño pequeño y espacios abiertos, puede bastarnos con un aparato de tipo split.

Aspectos a tener en cuenta al elegir un sistema de calefacción

  • El tamaño de la casa: no sólo porque no es lo mismo una casa pequeña que una grande, sino por el tipo de habitaciones o de pisos.
  • La orientación de la vivienda: La temperatura de la casa dependerá según si está orientada al norte, sur, este u oeste.
  • Aislamientos: Si la casa está bien aislada, no se requerirá de tanta calefacción puesto que mantendrá mejor la temperatura.
  • El uso que se le vaya a dar a la casa: No es lo mismo si es una casa de vacaciones que se use en determinadas temporadas, si vas a calentar el estudio o el baño o si estás mucho o poco en casa.
  • La climatología de la zona: El tipo de clima exterior es uno de los aspectos más determinantes. No es lo mismo lidiar con temperaturas exteriores bajo cero o con climas cálidos, donde no llega a hacer mucho frío.
  • El precio de la energía: Esto va a estar determinado, también, por si podemos acceder o no al gas natural.
  • La dificultad de la instalación: Si se requiere una reforma o si, al realizar la reforma, su instalación sube mucho el precio.
  • El mantenimiento: Los sistemas que funcionan con gas natural requieren de un mayor mantenimiento.
Actualizado el