Rehabilitación EnerPHit

Rehabilitación EnerPhit

En la entrada anterior hablamos de las casas Passivhaus. En este artículo vamos a hablar sobre la rehabilitación EnerPHit, la rehabilitación arquitectónica más eficiente bajo el Estándar Passivhaus.

En este artículo vamos a hablar del impuesto de sociedades.

Rehabilitación EnerPHit

Mejorar la envolvente de un edificio nos permite renunciar a los sistemas de climatización tradicional. En este sentido, el aporte energético necesario para una vivienda se puede conseguir mediante la aportación solar, las personas, la iluminación y los electrodomésticos.

Un edificio que se rehabilita siguiendo estos estándares se puede amortizar en menos de diez años.

Los productos y sistemas necesarios para la construcción bajo el estándar Passivhaus no son muy diferentes a los convencionales: simplemente son diseñados teniendo en cuenta una mayor eficiencia energética.

¿Por qué rehabilitar?

Existen varias razones para rehabilitar un edificio o vivienda, sea o no según el estándar EnerPHit.

En nuestro país existen gran cantidad de edificios que pueden continuar su uso durante décadas. Sin embargo, estos edificios, por su escaso nivel de aislamiento térmico, gastan aún más energía que una vivienda nueva convencional.

Por tanto, la rehabilitación arquitectónica con EnerPHit, ofrece una oportunidad para ofrecer una nueva vida a esos edificios y viviendas, pero con una ahorro en el consumo de energía mayor al de la rehabilitación convencional.

¿Merece la pena la rehabilitación EnerPHit?

Un edificio reformado EnerPHit reduce tanto la carga financiera del ocupante como el impacto ambiental del edificio.

Este tipo de rehabilitación, además, aumenta el valor de la propiedad, tanto para su venta como para el alquiler, ya que los estándares de bajo consumo son de gran atractivo hoy en día.

Conseguir un gran aislamiento que nos permita reducir el consumo de energía se puede entender como un seguro contra las constantes modificaciones en el precio de la energía en nuestro país.

Por otro lado, ya existen muchas normativas, tanto nacionales como europeas, que obligan a tener ciertos estándares de eficiencia y consumo de energía. La rehabilitación EnerPhit nos permite adecuarnos a dichos estándares, por lo que estaremos más seguros ante las nuevas normativas.

El requerimiento de energía de una casa como reequipamiento en la Norma EnerPHit es:

  • La calefacción anual requisito de 25 kWh / m2año
  • La demanda total de energía primaria no superior a 120 kWh/m2año
  • La frecuencia de la temperatura interna excesiva (> 25 ° C) debe limitarse a un máximo de 10%
  • Renovaciones de aire por hora ≤1.0

¿Por qué rehabilitar bajo el estándar EnerPHit?

Si bien los materiales y sistemas usados en una rehabilitación de este tipo no difiere mucho de los usados en una tradicional, la mayor diferencia se basa en que, con EnerPHit, se rehabilita centrándose en una mayor eficiencia energética basada en la hermeticidad completa del inmueble para ahorrar en climatización.

Ofrece mayores ahorros energéticos que una rehabilitación tradicional, pero posee más ventajas:

  • Mayor confortabilidad durante todo el año
  • Mejor aislamiento acústico y térmico
  • Viviendas libres de condensación, la cual puede provocar la aparición de moho
  • Mayor calidad del aire del interior de la vivienda, aunque esté en el centro de la ciudad

Diferencias entre el estándar passivhaus y EnerPHit

El estándar EnerPHit emplea componentes pasivos para aumentar la eficiencia de viviendas ya existentes, mientras que el estándar passivhaus se aplica a viviendas de nueva construcción.

A las viviendas que ya existen se le pueden aplicar sistemas y construcciones pasivas que se rentabilicen a medio plazo, como es la mejora del aislamiento térmico, la instalación de ventanas y puertas más eficientes… pero no se le puede aplicar una orientación ni un diseño bioclimático óptimo, debido a que ya están construidas.

¿Cómo optar al certificado EnerPHit?

Este certificado se ha desarrollado pensando sólo en construcciones existentes que no puedan renovarse hasta conseguir el estándar de casa pasiva, ya sea por condiciones económicas (no es rentable) o por impedimento a realizar la obra (cambio en la orientación).

Cuando el 25%, o más, de la superficie de la fachada se rehabilita con aislamiento térmico por el interior se designa el sello EnerPHit+i.

Actualizado el