¿Cuándo debo solicitar un permiso para reformar una vivienda?

Si vas a realizar una reforma en tu vivienda es probable que no sepas si se requiere, o no, algún tipo de permiso para ello.

Veamos cómo y en qué casos es necesaria la licencia de obra.

¿Por qué tengo que pedir una licencia de obra?

Es un permiso que se debe pedir a la administración local para que nos autorice a hacer una obra en cualquier tipo de inmueble.

Este trámite es obligatorio y, en caso de no tenerlo, puede ser que hasta nos paren la obra, más allá de la multa asegurada.

Por estas cosas, pedir esta licencia es necesario para que sea legal y no haya impedimentos a esa obra.

¿A quién hay que pedirle esta licencia?

Este tipo de licencias son regidas por la Ley de Urbanismo pero su expedición es tarea del ayuntamiento.

Los ayuntamientos deberán clasificar el tipo de obra, ver qué permiso requiere y dar el permiso.

¿Cómo se solicita una licencia de obras?

Este tipo de trámites tiene una parte que se puede hacer a través de Internet pero, en su mayoría, los documentos y formularios suelen tener que presentarse en persona.

Es cierto que, dependiendo del tipo de obra, en una segunda instancia se puede hacer por Internet.

¿En qué obras no se requiere licencia?

Hay pocas reformas que no requieran de licencia o comunicación al Ayuntamiento. En la mayoría de casos basta con lo que se conoce como comunicación previa de obras menores. En este caso, las pequeñas reformas requieren de comunicación previa al Ayuntamiento, mediante un formulario online y cierta información como puede ser una memoria de actuación, un plano y el presupuesto. También hay que pagar las tasas.

Las reformas aquí incluidas dependen de la localización del inmueble y la Comunidad Autónoma. Sin embargo, algunas están siempre incluidas como el cambio de ventanas, fontanería, electricidad, calefacción...

¿Qué tipo de licencias o comunicaciones de obra existen?

En la Comunidad de Madrid no es necesario presentar una comunicación al Ayuntamiento cuando se van a realizar pequeñas reformas (pintar, alicatar, etc), siempre y cuando sea en el interior de un local o vivienda, y que el edificio no tenga una calificación de protección especial.

Comunicado de obra menor inmediata: Aquí se requiere de un técnico que redacte un proyecto y asuma la dirección de la obra y la seguridad y salud en ella. Son para obras de reforma interior, incluida distribución, con afectación puntual a la estructura. En el momento en que se hace y se paga la tasa se puede empezar la obra.

Comunicado de obra menor diferida: Es igual que la anterior con la diferencia de que es necesario esperar a que te conteste el órgano competente.

Licencia de obra mayor: Engloba obras grandes como puede ser obra nueva, grandes rehabilitaciones o una restauración de la fachada.

Actualizado el