¿Cómo cambiar las ventanas sin obras?

Cambiar ventanas

Es un pensamiento común el hecho de que, al cambiar las ventanas, hay que realizar una gran obra. Este pensamiento echa para atrás a mucha gente que ha decidido realizar el cambio de ventanas en una vivienda.

Sin embargo, instalar ventanas nuevas sin realizar una obra es algo muy rápido y sencillo, perfecto para la gente que no quiere realizar ninguna obra en la vivienda, ahorrando, además, algo de dinero.

Instalar ventanas sin obra

Hay que tener en cuenta que, en una instalación sin obra, generalmente no se arrancan los marcos existentes, sino que se forran con una especie de cinta expansiva y se colocan, sobre estos “nuevos” marcos, las nuevas ventanas.

En el interior y el exterior se remata tapando todo el rastro del marco antiguo. Si la instalación la hace un buen profesional, tanto la estética como el aislamiento de la nueva ventana será perfecto.

Es básico que lo hagan profesionales puesto que una mala instalación puede acabar con el aislamiento de una buena ventana, echando por tierra la inversión realizada en la ventana en sí y reduciendo el aislamiento general de la vivienda.

Uno de los elementos más vulnerables es el cajón de la persiana. Si éste no se aísla bien, entrará aire, ruido o frío.

Se debe conseguir que la ventana pierda el mínimo de energía. Mediante una instalación sin obra se puede aprovechar el hueco que ya existe para poner una persiana o un nuevo cajón en el exterior, siempre y cuando se realice un buen aislamiento.

Los pre-marcos

Se podría decir que consisten en una pre-ventana fabricada en aluminio de bajo espesor y calidad. Este tipo de ventanas se instalan fijando dicho pre-marco con yeso o cemento en el hueco donde estaba la ventana antigua.

Este tipo de ventanas ya están instaladas en muchos edificios, por lo que el cambio sin obra es muy sencillo. Basta con quitar el marco de la antigua ventana (que suele estar atornillado al pre-marco de aluminio.

Hay que hacerlo con mucho cuidado para no dañar el marco.

Sin pre-marco

Este proceso es un poco más difícil, pero también se puede hacer.

Se conserva el cajón de la persiana y el antiguo marco de la ventana, siempre que estén en buenas condiciones. Sino, estaremos poniendo parche sobre parche, y deberemos hacer otro cambio en poco tiempo.

Se suelen usar perfiles auxiliares, y un meticuloso aislamiento de la nueva ventana. La anterior ventana estará oculta entre diferentes aislamientos, siendo vital un buen remate.

Mediante este proceso se puede cambiar cualquier tipo de ventana.

Ventajas de la instalación sin obra de ventanas

  • Desinstalación y montaje rápido y limpio
  • Gran gama de materiales y estilos
  • Garantía y calidad
  • Bajo mantenimiento
  • Asesoramiento cualificado e instalación profesional
Actualizado el