Lámparas esterilizadoras por luz ultravioleta

Lámpara

Mucha gente cree que la iluminación artificial sólo sirve para alumbrar y permitirnos ver cuando no hay luz natural. Sin embargo, como ya hemos visto en anteriores artículos, la iluminación tiene muchos usos, como puede ser decorar o acabar con los mosquitos.

Otro de los usos que se le puede dar a la iluminación es la de desinfectar y esterilizar, algo muy importante en la época que vivimos, y de cara a volver a la normalidad.

La desinfección y esterilización con luz ultravioleta

La luz ultravioleta (UV) es un tipo de luz invisible al ojo humano, la cual ocupa la parte del espectro electromagnético que se sitúa entre los rayos X y la luz visible. En este sentido, el Sol emite luz ultravioleta que la capa de ozono terrestre absorbe en gran parte ya que, en caso contrario, sería dañina para el ser humano, no sólo para las bacterias.

La gran diferencia de la desinfección de superficies usando luz ultravioleta en comparación con otros métodos químicos, es que este tipo de iluminación proporciona una inactivación rápida y eficiente de los microorganismos mediante un proceso físico. Cuando las bacterias, los virus y los protozoos se exponen a las longitudes de onda germicidas de la luz UV, se vuelven incapaces de reproducirse e infectar.

Además, este proceso se realiza en frío y funciona sin la necesidad de añadir ningún producto químico durante la desinfección. Además, como es un sistema físico, los microorganismos no son pueden generar resistencia al proceso de desinfección.

Luz ultravioleta

La Luz UV como tal, fue descubierta en 1.800 por Friedrich William Herscel, el cual usó un prisma de cristal con diferentes colores de luz para experimentar con la luz solar y descubrió una luz invisible que inicialmente fue llamada «Ultra-roja», más tarde llamada ultra violeta.

Los usos médicos de este tipo de luz incluyen la desinfección y la esterilización sin usar productos químicos, gracias a su alto poder para destruir bacterias y virus.

Existen tres tipos de luz ultravioleta, A, B y C:

  • UVA: posee la longitud de onda mayor (desde 320 nm hasta 400 nm inclusive), y en ella comienza la luz visible (azulada). Esta radiación es capaz de penetrar nuestra piel o cualquier sustrato y se suele usar en la industria en procesos de “curado en profundidad”.
  • UV-B: es la radiación comprendida entre los 280 y 320 nm. Posee una mayor energía que los UVA pero no penetra de forma tan profunda, aunque produce un curado más rápido. De este tipo se dice que quema.
  • UV-C: es la que se usa en este tipo de lámparas y se sitúa entre las longitudes de onda de 280 a 100 nanómetros. Es filtrada casi completamente cuando pasa por la atmósfera y antes de llegar a la superficie terrestre. En industria se usa para el “curado superficial”, por lo que se utiliza para aplicaciones germicidas eliminando eficazmente virus y bacterias.

Este último tipo de luz ultravioleta también se denomina UV-GI, abreviación internacional de «Irradiación germicida ultravioleta». Como su nombre indica trata de la desinfección por esterilización de microorganismos como bacterias, virus, hongos, levaduras, protozoos y otros patógenos mediante la aplicación de luz UV debido a que son vulnerables a los efectos de este tipo de luz ultravioleta.

Sistemas portátiles con luz UV

Los sistemas portátiles de este tipo de luz ultravioleta que se permiten desinfectar mediante el uso de esta luz se han convertido en algo muy importante a la hora de tratar infecciones en lugares como bares o restaurantes, gracias al hecho de que permite actuar de forma segura para realizar la desinfección rápida de todas las superficies duras y suaves de cualquier entorno.

Debido a la actual situación que vivimos, la desinfección contra virus se ha convertido en algo básico, sobre todo, a la hroa de volver a abrir un negocio, pero también a nivel de vivienda.

Por ello, mucha gente está utilizando las lámparas esterilizadoras para acabar con dichos patógenos de forma rápida y segura. Es mucho más seguro hacerlo así que con productos químicos, sobre todo en zonas donde se come o prepara comida.

Actualizado el