Iluminación en los puestos de trabajo


Puede que nunca te lo hayas planteado, pero la iluminación en tu trabajo no es cosa del azar. Existen una serie de normas sobre la iluminación en un puesto de trabajo, las cuales recoge el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril. Si bien es cierto que este Decreto no versa sobre la iluminación sino sobre la seguridad y salud en el trabajo, lo cierto es que incluye diferentes aspectos relacionados con la iluminación.

Estas normativas se encuentran muy relacionadas con aquellas sobre la eficiencia y ahorro energético.

Normativa sobre iluminación

En uno de los anexos del Real Decreto antes mencionado aparecen normas sobre qué condiciones de iluminación se deben cumplir en un puesto de trabajo.

Una de las primeras cosas que se afirma es que la iluminación se debe adaptar al puesto de trabajo y que se debe contar con los riesgos y exigencias visuales de las tareas que se vayan a desarrollar.

Importancia de la luz natural

A nivel europeo existen algunas normas en las cuales se obliga a las empresas a reducir el consumo eléctrico y la contaminación y huella ambiental. Una de las formas en que se busca esta reducción del consumo es con un mayor aprovechamiento de la luz natural, dejando a la artificial sólo cuando no tengamos una visibilidad adecuada.

Esto coloca a los diferentes tipos de luz en orden, primero tendríamos la natural, después la artificial general y, por último, la luz focalizada, que ilumina una zona especial.

Niveles mínimos de iluminación

La normativa española obliga a un nivel mínimo de iluminación según las exigencias visuales que haya en esa empresa. Ese nivel viene determinado por la unidad de luminancia luz. Si la necesidad es baja, el mínimo será 100 lux; si es alta, se deberá llegar a los mil lux.

Otra de las diferenciaciones viene en función de la frecuencia de utilidad que se le de a la zona. Si esa frecuencia es baja, serán necesarios 50 lux; si la frecuencia es alta, serán necesarios 100 lux.

Otro de los aspectos que hace que varíen estos datos es el riesgo a que se produzcan accidentes.

Distribución en áreas de trabajo

La distribución de la luz según la zona de trabajo debe ser muy uniforme, que casi no se note.

Se debe evitar, y es muy importante, que tanto la luz natural como la artificial deslumbren, en especial si es una zona en la que se trabaje de forma directa.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la seguridad en las diferentes áreas, por lo que deberá haber iluminación de emergencia, para que en caso de que haya algún problema, las salidas estén correctamente iluminadas.

Aspectos a tener en cuenta en iluminación

Contraste

La información visual que detectamos proviene, en mayor medida, de la variación o contraste que es capaz de detectar nuestro ojo. Esta sensibilidad al contraste se encuentra relacionada con la luminancia de adaptación.

Percepción de color

El color constituye otro importante parámetro de estímulo visual. El ojo humano es capaz de diferenciar variaciones muy pequeñas de color, pero no somos capaces de reconocerlas todas.

Para garantizar que el ojo humano capte bien los colores hay que tener en cuenta:

  • Que el nivel de luminancia de adaptación sea suficientemente alto
  • Que la lámpara emita un espectro continuo de color
  • Que la iluminación artificial sea lo más parecida posible a la natural
Actualizado el