Enchufes e interruptores

Enchufe

Una instalación eléctrica se compone de dos elementos que sobresalen al ojo humano: el enchufe y el interruptor. En este artículo vamos definir ambos términos y los diferentes tipos que existen en el mercado, puesto que pese a que se le otorga una mínima importancia, su uso puede mejorar la decoración de la vivienda, además de adaptarse a los diferentes aparatos y de qué manera se puede contribuir al ahorro de energía.

Los interruptores: definición y funciones

Por un lado, los interruptores se definen como un circuito eléctrico que conduce la corriente de manera que no se produzcan contactos involuntarios, es decir, calambres, entre los conductores y el usuario que desea conectar un dispositivo electrónico.

Se fabrica a través de materiales metálicos sobre los que se envuelven con elementos plásticos, que son los que evitan cualquier cortocircuito en el sistema, ya que se trata de un componente no conductor de la corriente eléctrica.

Así, su funcionamiento parece realmente básico, ya que lleva la electricidad a los aparatos electrónicos que se conecten a través de ciertos elementos conductores. Si el circuito se abre, es decir, se cortan los cables o se produce algún problema técnico, la intensidad de la corriente dejaría de viajar y, por lo tanto, el interruptor no funcionará. Por esta razón se debe mantener cerrado.

Los interruptores actúan sobre cualquier tipo de lámparas para la iluminación del hogar así como para conectar un dispositivo con el objetivo de encender, apagar o activar sus funciones.

Tipos de interruptores

En este sentido, en la actualidad se disponen de tres tipos de interruptores:

  • Interruptor de mano: son aquellos que el usuario encuentra en un cable, como puede ser el caso de una lámpara de mesa.
  • Interruptor de pie: se denominan de tal manera porque se encuentran a la altura de los pies, esto es, en el suelo. De este modo, se puede accionar dando un golpe con la planta. Deben ser resistentes y grandes, para que se puedan ver desde lejos.
  • Interruptor de pared: es el más conocido de los tres tipo y es el más común de encontrar, ya que se suelen utilizar para encender y apagar las habitaciones de la vivienda. Aquí se distinguen cuatro modelos:
    • Interruptores simples: se encienden o se apagan los dispositivos desde un solo punto.
    • Conmutadores: se encuentran en dos puntos diferentes del hogar.
    • Cruzamientos: permite el alumbrado desde tres puntos distintos.
    • Conmutadores dobles: estos incluyen dos interruptores para encender y apagar en un mismo mecanismo.

Los enchufes: definición y funciones

Los enchufes son aquellos dispositivos que conectan a la red los diferentes aparatos con electricidad, como pueden ser los cargadores de ordenador o cualquier electrodoméstico. Se trata de un mecanismo con dos partes: macho y hembra.

La parte saliente de un conector suele ser el macho, mientras que el enchufe hembra se le llama al que se encuentra conectado a la red que permitirá su funcionamiento. Cuando ambas piezas se unen, esto es, el macho se mete dentro de la hembra, la corriente para por la red y se dirige al aparato en cuestión para encenderlo.

El enchufe macho suele estar recubierto con materiales plásticos aislantes, de tal manera que garantiza la seguridad en el momento en el que se produce la conexión.

A día de hoy, los diferentes sistemas domóticos han desarrollado mecanismos que permiten a los enchufes conectarse por Wi-Fi. A través del control remoto, se puede cargar un aparato y apagarlo de tal forma que no quede en modo ahorro ni produzca excesos en la factura eléctrica.

Tipos de enchufes

En España existen dos tipos de enchufes:

  • Tipo C: son los más antiguos y los enchufes macho suelen tener salientes delgados.
  • Tipo F: se conocen hoy en día por el alto voltaje. Sus salientes son más gruesos y las hembras suelen poseer obturadores de seguridad.
Actualizado el