Bombillas LED

Bombilla Led

Las iluminación LED es una tecnología que releva a los demás sistemas de alumbrado convencionales. Se compone de LEDs, diodos emisores de luz que, a través de una fuente lumínica, son capaces de funcionar a una menor intensidad que las bombillas tradicionales. El objetivo de este material consiste el producir un ahorro en el consumo eléctrico del hogar para garantizar la eficiencia energética. De esta manera, el usuario nota cómo se reduce mensualmente la factura de luz.

La tecnología LED nace en los años sesenta, pero hasta los últimos años no se empezaron a comercializar ni a fabricar bombillas. Su invención, asimismo, surge de la necesidad de apostar por alternativas sostenibles que contribuyan a respetar el planeta, además de mitigar el impacto medioambiental que se ha generado en estos tiempos con motivo de la sobreexplotación de recursos contaminantes, como es el caso de los plásticos o el petróleo.

Las innovaciones en el sector permitieron el avance de las bombillas LED, diseñadas para sustituir a la iluminación incandescente, el sistema más reciente y predominante hasta la fecha. Mientras que este tipo de material oscila entre las 5.000 horas de vida, las lámparas LED son capaces de durar hasta una media de 11 años, ya que aproximadamente emiten alrededor de unas 100.000 horas de emisión lumínica.

Funcionamiento de la iluminación LED

La base de las bombillas LED se basa en su componente principal: el diodo, que permite la circulación de la energía unidireccional gracias a que él mismo dispone de dos puntas. De este modo, se consagra como el sistema más eficiente del mercado en la actualidad, puesto que los electrones, al pasar por su emisión semiconductora, se convierten en luz. Solo con tocarlas se puede percibir que irradian menos calor que el resto.

Estas luces se componen de cuatro materiales básicos:

  • El material semiconductor que emite sobre un chip-reflector que acuerda el color de la luz.
  • Los postes conductores, llamados cátodo y ánodo que dejan pasar el material.
  • El cable conductor que une ambos polos del material.
  • La lente que protege y recubre la emisión LED.

Su funcionamiento, en definitiva, es el mismo que el de cualquier otra bombilla normal, lo único que cambia es el diodo que sustituye a los demás componentes para garantiza la eficiencia energética y el ahorro en el consumo.

El precio de las bombillas LED

Cuando se plantea el ahorro en la factura de la luz, los productos que aseguren la eficiencia y la conciencia medioambiental marcan la diferencia notoria. El objetivo es conseguir que el consumo sea bajo en los productos. Por ejemplo, para conocer si los electrodomésticos conducen a la reducción energética, disponen de una etiqueta que determinan su nivel de ecologismo, siendo la A la mejor calificación y la G la peor.

Pese a que las bombillas no disponen de una clasificación por notas, los expertos las han calificado como las más ecológicas del mercado, al consumir una menor cantidad de recursos que permiten, de este modo, el ahorro energético. Por esta razón, su precio inicial es mayor que el de otro tipo de sistemas de iluminación. No obstante, teniendo en cuenta que su vida media duplica a las demás, se trata de una provechosa inversión.

Las ventajas de la tecnología LED

A lo largo de este artículo ya hemos señalado algunos de los aspectos más significativos de la iluminación LED, entre las cuales destacan:

  • El ahorro en la factura, que es entre 8 y 9 mayor que el de las tradicionales, lo que puede se traduce en una reducción que puede llegar a ser del 90 % de la factura de la luz.
  • Puesto que dispone de una larga vida, los costes de mantenimiento son mínimos al no tener que cambiarlas cada poco tiempo.
  • Se pueden regular su intensidad lumínica favoreciendo así su versatilidad.
  • Otra de las ventajas más es que las bombillas LED consumen un 80 % menos de energía que las convencionales.
  • Poseen un mayor rendimiento lumínico que garantiza la eficiencia energética.
Actualizado el