Consejos para escoger la mejor mampara para tu baño

Los cambios en los hábitos en el baño han hecho que las mamparas de ducha y bañera se hayan impuesto en el mercado. Lejos quedan las tradicionales cortinas que se pegaban al cuerpo y dejaban los cristales llenos de humedad.

No obstante, y a pesar de esta hegemonía, elegir la mampara ideal sigue siendo una tarea complicada. Así, de la mano de Qué Mamparas, te ofrecemos toda la información y los mejores consejos para escoger la mejor. ¡Vamos a por ello!

¿Qué es y para qué sirve una mampara?

Las mamparas de baño es un elemento transparente o ligeramente translúcido que permite separar la bañera o la ducha del resto de la estancia.

Por norma general, las mamparas siempre se han asociado a los platos de ducha, pero las de bañera han hecho ya su entrada triunfal dadas sus propiedades y características estéticas.

En cuanto a sus utilidades, el mayor provecho de una mampara de bañera o de ducha es que evita las salpicaduras. Es un engorro tener que sacar la fregona cada vez que te das un relajante baño o disfrutas de un ducha nocturna o mañanera.

Pero esto no es para lo único que sirven:

  • Previenen los resbalones, aumentando el confort y la seguridad durante el baño.
  • Visualmente amplían el espacio. Su composición, en cristales templados, hace que a primera vista, el baño parezca mucho más grande.
  • Mejorar la decoración. De alguna manera, tienen una función camaleónica. Conjugan a las mil maravillas con todo tipo de estilos decorativos.
  • Conserva el calor en tu bañera o ducha.

Trucos para escoger la mejor mampara

Como es lógico, no todas las mamparas son para todo el mundo. Dejando a un lado las cuestiones estéticas, no necesitará la misma una persona mayor, un adulto o un niño. Para los pequeños son buenas las correderas, mientras que para la tercera edad son más adecuadas las que tienen bastantes puntos de apoyo.

1- Ten en cuenta qué forma es la más adecuada

En el caso de instalar una mampara de ducha, valora cuál es la que mejor se ajusta a la forma del plato.

Puede ser que la mampara redonda te haya enamorado en cuanto la has visto, pero quizás una rectangular casa mejor con la armonía de esta estancia del hogar.

2- Valora el espacio disponible

Con pocas estancias de la casa se puede jugar tanto con los espacios como en el cuarto de baño. A la hora de instalar la mampara y sobre todo su apertura, hay que tener en mente los metros cuadrados de los que dispones.

Si en tu baño no se puede aprovechar ni un centímetro más, lo mejor es apostar por las puertas correderas o de las de panel fijo. Si por el contrario espacio es lo que te sobra, siempre puedes decantarte por una apertura batiente (se abren hacia dentro, hacia fuera o en ambos sentidos, dependiendo del modelo).

3- Cuidado con los materiales y los acabados

La mayoría de las mamparas ya son de cristal. Este material, resistente a los impactos, alarga la vida útil de este elemento funcional a la par que decorativo.

De la misma manera, hay que escoger bien los acabados. Como ya sabes, el transparente es el predilecto si quieres generar mayor sensación de amplitud. Asimismo, las translúcidas o serigrafiadas son más apropiadas para los más tímidos y reservados.

¿Dónde hacerte con la mejor mampara? Apuesta por Qué Mamparas

Todos estos consejos y variedad de mamparas conforman la razón de ser de Qué Mamparas, especialistas en estos y todos los saneamientos propios del sector del baño

Buscando siempre el trato personalizado y la máxima calidad, tienen disponibles mamparas para ducha en diferentes formas: rectangulares, semicirculares y cuadradas, con serigrafía o totalmente transparentes.

Este amplio catálogo se complementa con sus mamparas para bañeras también transparentes o serigrafiadas, hechas con los mejores materiales y completamente reversibles.

Actualizado el