Cómo elegir la mejor funda nórdica

Funda

Ahora que va llegando el otoño y se va yendo el calor, empezamos a pensar en cambiar la ropa de cama para adaptarnos a las nuevas temperaturas. Para poder hacer frente al frío por la noche, la moda actual nos hace decantarnos por las fundas nórdicas. Existen cientos de modelos diferentes, así como medidas y colores.

A la hora de elegir la mejor funda nórdica, deberemos tener en cuenta una serie de aspectos de los que hablaremos a continuación. ¡No te lo pierdas!

Aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir la funda nórdica

Si bien hay muchas cosas a tener en cuenta a la hora de elegir la funda, existen tres aspectos que destacan por encima del resto.

Composición de la funda nórdica

Si bien existen fundas que mezclan diferentes materiales, hay tres que destacan por encima del resto:

  • Algodón 100% fibra natural
  • 50% algodón y 50% poliéster
  • 100% poliéster

Forma de cierre

Los tipos de cierre más comunes son tres:

  • Cuello de botella
  • Con pestaña superior e inferior
  • Con cremallera o botones

Medidas de la funda nórdica

El primer paso es elegir el tamaño adecuado del relleno. Esto va en función de las medidas del colchón, puesto que debe ser más ancho que él. Lo normal es que sobre entre 25 y 50 centímetros en cada lado. Si bien este es el principal aspecto para decidir, el tamaño también dependerá de tus propios gustos o de si van a dormir dos personas en la cama.

Una vez el relleno elegido, deberemos elegir la funda. Una funda demasiado pequeña resultará incómoda porque comprime el relleno, por otro lado, una demasiado grande deja espacios vacíos, perdiéndose el calor.

Si tu cama es de 90 cm, lo mejor es optar por una funda nórdica de 140 x 200 cm. Para una cama doble lo mejor es un tamaño de 240 x 220 cm o 260 x 240. Para una cama king size, el tamaño ideal es de 260 x 240 cm.

Estilo de la funda nórdica

La ropa de cama es un elemento clave en un dormitorio, seguramente el que marca el estilo del resto de la decoración de la habitación. Debe corresponder al estilo de cada uno. Por suerte, para ello existen miles de modelos diferentes.

En la actualidad, la ropa de cama debe estar conjuntada. Si bien se puede elegir un color distinto para la funda de almohada, éste deberá pegar con la funda.

En relación al color, recuerda mantener el equilibrio con el color del cuarto. Si las paredes ya están coloreadas, mantén la armonía con el color de la funda nórdica. En caso de que las paredes sean blancas o de un tono parecido, podrás meter color en la funda.

En relación a los estampados, dependerá de la edad de la persona. En este sentido, si es una habitación infantil, lo mejor es elegir estampados que les gusten.

Actualizado el