¿Cómo convierto mi casa en una vivienda inteligente sin hacer mucha obra?

Vivienda inteligente
Vivienda inteligente

En la actualidad mucha gente se está sumando a la moda de la domótica. Ya sea por la comodidad, la eficiencia, la seguridad o el ahorro, estos sistemas cada vez están más presentes en los hogares españoles.

Sin embargo, aún hay quien es reacio a este tipo de sistemas debido a que piensan que requieren de grandes obras para poder ser utilizados. Nada más lejos de la realidad puesto que podemos tener una casa domótica sin necesidad de realizar obras.

Domótica y eficiencia

Si bien la domótica es sinónimo de comodidad, también es cierto que resulta una gran avance en eficiencia energética. En la actualidad, y tal y como está la situación medio ambiental y la búsqueda de viviendas que usen la menor cantidad de energía posible, las viviendas inteligentes suponen un gran avance en este sentido.

Automatizar una vivienda permite ajustar el uso de aspectos tan importantes como la climatización o la iluminación, que es donde más suele gastar una vivienda.

Instalar un sistema domótico en nuestra vivienda, adiós a los bulos

Hay que admitir que, hace años, la instalación de un sistema de domótica en el hogar era algo económicamente prohibitivo para muchas personas. Sin embargo, la aparición de diferentes empresas dedicadas a este sector y el aumento de la demanda ha rebajado mucho los costes. Incluso, las viviendas de obra nueva ya tienen preinstalaciones para este tipo de sistemas.

La estructura de este material contiene aire seco que no se mueve, convirtiéndose en un tope para el movimiento de calor, lo cual le permite aislar tanto del frío como del calor.

Mucha gente piensa que, para poder automatizar diferentes aspectos de nuestro hogar se necesita cablear toda la casa, con lo que ello conlleva. En la actualidad, existe sistemas inalámbricos que nos permiten controlar muchas partes de nuestra vivienda sin necesidad de cablear la casa. Además, con este sistema puedes ir automatizando tu casa por partes y, de esta forma, probar si te acostumbras o te beneficia.

Imagínate si se puede tener una casa inteligente sin necesidad de cables que, lo más básico que necesitamos para usar un sistema domótico es Wifi, y el Wifi no necesita cables. Simplemente necesitamos monitorizar algunos aspectos de nuestra vivienda, por ejemplo el termostato, y tener un smartphone, tableta u ordenador conectado al Wifi de tu hogar y podremos controlar, mediante una aplicación, ese termostato.

Otro de los aspectos que más miedo dan es la necesidad de contratar un experto para realizar toda la instalación. Nada más lejos de la realidad. Los sistemas domóticos son bastante fáciles de usar (si sabes usar aplicaciones y programas) y, también, de instalar. Si, de todas formas, no te ves capaz o prefieres que lo hagan profesionales, siempre puedes dejarte aconsejar por alguna empresa especializada en domótica.

Ya hemos hablado de que, hace años, la domótica tenía precios prohibitivos pero que, hoy en día, es bastante económico. Todo depende de muchos factores, como cuánto mide mi casa o qué aspectos quiero automatizar, pero siempre puedes buscar varios presupuestos y elegir el que mejor relación calidad/precio tenga para ti. Si cualquier precio te parece caro, piensa que uno de los mayores beneficios de estos sistemas es la eficiencia y el ahorro que acarrean, por lo que, en poco tiempo, rentabilizarás la inversión.

Aspectos de una vivienda que se pueden domotizar

Puertas

¿Cuántas veces has llegado a casa cargado y no podías abrir la puerta? En la actualidad esa situación puede desaparecer. Ya existen muchos portales de comunidades de vecinos que funcionan con botones de proximidad y que, simplemente al acercarnos a la puerta, ésta se abre automáticamente.

Esto también es una ventaja para las personas mayores que no pueden con las puertas al ser éstas muy pesadas.

Control de calefacción y climatización

Seguramente el uso más importante de la domótica, por el ahorro que acarrea. Cuántas veces hemos tenido que dejar la calefacción puesta para poder tener la casa caliente, con lo que eso supone en gasto. O nos la hemos dejado encendida sin querer.

Poder conectar o desconectar ambos aspectos de forma remota nos permite ajustar su uso al máximo a la necesidad. Además, controlar la temperatura a través de un termostato automático permite que los sistemas se apaguen al llegar a una temperatura y no tengamos que estar apagando y encendiendo. Algunos sistemas más novedosos poseen memoria y adaptan la temperatura a la persona que entra en la habitación.

Alarmas y videovigilancia

Al salir de casa automáticamente se conectará la alarma, y se activará un mensaje/llamada automática a la empresa de seguridad en la casualidad de intrusión o tentativo de ingreso forzado.

Además, podremos ver, a través de un móvil, qué pasa en nuestra casa desde cualquier parte del mundo.

Control de acceso digital

Actualmente se pueden instalar cerraduras electrónicas que nos informan de cuántas veces se ha abierto la puerta, comprobar si está bien cerrada (incluso estando lejos de casa) o proporcionar acceso a cualquier persona en un momento dado.

Este tipo de cerraduras funcionan con códigos, llaves o tecnología biométrica como la huella dactilar.

Iluminación

No sólo te permitirá encender y apagar las luces a distancia, sino que, también, el sistema sabrá quién entra en la habitación y adaptará las características de la iluminación a esa persona.

Además podemos subir y bajar las persianas para ahorrar en iluminación.

Electrodomésticos inteligentes

Otro de los aspectos más importantes. Muchas veces perdemos tiempo (y dinero) en cocinar, hacer la compra, calentar el horno al llegar a casa o buscar las recetas de lo que queremos cocinar.

Los electrodomésticos inteligentes que se pueden controlar a través del móvil nos permiten calentar el horno antes de llegar a casa, hacer la compra directamente con lo que la misma nevera nos dice que falta o poner las recetas en la encimera inteligente y verla mientras cocinamos.

Portero inteligente

Puedes desviar las llamadas del portero automático al teléfono móvil cuando no hay nadie en la vivienda y así estar al tanto de lo que ocurre.
Como se puede ver, ninguna de estas adaptaciones requiere de obras para poder ser utilizada.