Casas de diseño bajo el estándar passivhaus

<ac

La casas pasivas prefabricadas, también conocidas como passivhaus, son toda una tendencia en auge en estos últimos tiempos debido a la rentabilidad y flexibilidad que ofrecen en cuanto a la localización de sus espacios. Se trata de una nueva manera de disfrutar de un hogar al aire libre que logran la eficiencia energética, para crear un ambiente más limpio y menos contaminado.

La eficiencia energética busca, por un lado, que el hogar consume lo justo y necesario, es decir, que sea capaz de no desperdiciar energía durante su transporte. Esto se consigue a base de adquirir sistemas e instalaciones eléctricas alternativas a las convencionales y que sean capaces de adaptarse a las necesidades de la vivienda. Por el otro lado, y en consecuencia del primer punto, el usuario experimenta una reducción considerable de dinero a pagar en su factura eléctrica del mes.

Se trata de un proceso cuyo propósito consiste en mitigar los efectos de partículas nocivas que debido a la sobreexplotación de combustibles como el petróleo o materiales como los plásticos se generan en el ambiente y que, sin duda alguna, contribuyen a empeorar la crisis climática irreversible que se vive en el presente.

En este sentido, la comunidad científica y los expertos en el sector, como la empresa MCCM, se comprometieron a desarrollar modelos de vivienda, tanto en bloques de pisos como prefabricadas, que pudieran aportar su grano de arena a la sostenibilidad del medio ambiente y que supiesen, así, integrar aparatos inteligentes al hogar para aumentar el nivel de seguridad y comodidad.

Su gran ventaja es que, gracias a que realmente cumplen su función, la demanda de estos productos ha crecido de manera exponencial, regulando así sus precios en el mercado; además, su abanico de oferta es cada vez más amplia.

En el ámbito de las casas prefabricadas de diseño, el concepto de passivhaus contribuye a la eficiencia de los hogares, al constar de un documento que acredita el nivel de calidad de sostenibilidad. Para conseguir este certificado, la vivienda en cuestión debe cumplir con una serie de requisitos que, en efecto, afirman que se trata de un espacio ecológico, en armonía con su naturaleza.

Este documento se podría traducir como el equivalente al Certificado de Eficiencia Energética (CEE) que deben disponer todas las casas de manera obligatoria que se vayan a poner de compraventa o en alquiler, y que tienen como objetivo que el próximo inquilino conozca el gasto en consumo eléctrico que le puede suponer al mes.

Esta acreditación se basa en los factores del interior y el exterior de la vivienda para otorgar una determinada calificación, siendo la A la nota más alta y, por lo tanto, que el nivel de eficiencia energética en el inmueble en cuestión es elevado; y la G la puntuación más baja y, por lo tanto, la que mayor gasto en consumo energético genera al bolsillo de los propietarios.

Las casas prefabricadas consiguen el passivhaus a través de una serie de organismos que gestionan los documentos y asesoran a los propietarios sobre cómo pueden ahorrar. De todas maneras, este tipo de hogares, como se suelen colocar en terrenos rodeados de naturaleza, intentan ir acorde y proporcionar materiales de construcción sostenible, reutilizables y ecológicos.

Los modelos de viviendas prefabricadas, no obstante, se pueden vender amuebladas o sin amueblar, al igual que cualquier otro tipo de casa. Por lo tanto, se puede contribuir a que las cifras del passivhaus, que establece un máximo para la demanda de aire acondicionado y de consumo eléctrico, no rebasen los límites estipulados, como pueden ser los aislamientos térmicos, los sistemas domóticos que automatizar los aparatos del hogar, o las instalaciones de paneles fotovoltaicos en los exteriores de la casa, para recibir los beneficios de las fuentes de energía renovables.

Actualizado el