Alfombras infantiles

adsads

Cuando se va acercando el frío solemos empezar a pensar en colocar alfombras en casa. Además de decorar, este tipo de elemento decorativo tiene muchas más ventajas. En este sentido, las alfombras infantiles aportan calidez al cuarto de nuestros hijos. Además, poseen otras muchas ventajas. Por ejemplo, las alfombras infantiles son muy útiles si se quieren realizar divisiones entre diferentes zonas.

Ventajas de las alfombras infantiles

La calidez de las alfombras juveniles no solo se nota a simple vista. También en un sentido práctico. Esto se debe a que, por lo general, los juegos de los más pequeños se realizan sentados. Gracias a ellas no cogen frío y, además, son más limpias que el suelo, ya que se pisan descalzos. Te recomendamos que adquieras una con cierto grosor para que sea más esponjosa y cálida.

Otra de las ventajas de las alfombras es que juegan un papel muy importante en el desarrollo de su niño. Aumentan su imaginación y le dan un sitio donde disfrutar de manera muy agradable. Son capaces de crear mundos imaginarios en torno a ellas.

Además, les incitan a jugar y aumenta su comodidad. Incluso existen alfombras que incorporan juegos directamente, como el parchís o la oca.

En relación a la decoración, existen gran cantidad de colores y modelos. De esta manera, siempre podremos encontrar una alfombra que pegue con la decoración del cuarto infantil.

Si se elige una con mucha calidad verás que son muy fáciles de limpiar. Con solo aspirar una vez a la semana se pueden eliminar los ácaros y la suciedad exterior que pueda acumular y lavándolas de vez en cuando en la lavadora conseguiremos que luzcan siempre perfectas.

Requisitos que deben cumplir

Cuando vamos a elegir una alfombra para un cuarto infantil hay que tener en cuenta varios aspectos:

  • Apuesta por las fibras naturales. El algodón es un tejido muy adecuado para una alfombra, ya que se puede lavar, es resistente al calor y no se apelmaza. También la lana es un tejido natural apropiado, en este caso, para alfombras a utilizar durante los meses de invierno. Sin embargo, debes tener en cuenta que las alfombras de lana pueden soltar pelusa al estrenarlas.
  • Elige bien el tamaño. Es importante que tengas en cuenta qué tipo de alfombra quieres para que sea adecuada al espacio del que dispone la habitación infantil para evitar que sea demasiado grande o pequeña.
  • Un color adecuado. El color que elijas de la alfombra debería coordinar con la habitación del pequeño, ya sea estampada o lisa. Puedes tener en cuenta la colorterapia si, más allá de la estética, quieres que la alfombra transmite una sensación en concreto: por ejemplo, el naranja es un color lleno de energía mientras que el azul transmite serenidad.
  • Fácilmente lavable. Es importante que la alfombra que elijas se pueda lavar fácilmente en casa, ya que deberá limpiarse con regularidad para evitar la presencia de ácaros y para acabar con las frecuentes manchas que pueden aparecer con el uso de los niños.
Actualizado el