Fontanería y agua caliente sanitaria

Agua caliente sanitaria
Agua caliente sanitaria

Las instalaciones de sistemas de agua caliente sanitaria (ACS) datan de los inicios de la fontanería en la Antigua Roma. La fontanería siempre ha ido de la mano de la higiene y la disminución de plagas y enfermedades, por lo que en la Antigua Roma existieron trabajadores especializados en mantener y realizas las instalaciones relacionadas con el agua.

Agua caliente sanitaria

La ingeniería romana es muy conocida por sus grandes obras de acueductos de piedra y los notorios baños y termas romanas con sistemas de agua residuales.

En aquellos tiempos, los baños y termas calentaban el agua y creaban vapor húmedo al verter agua sobre piedras calientes. Este método sería el comienzo de los actuales sistemas de agua caliente sanitaria.

La fontanería moderna se establece en el siglo XIX, en el cual comenzó el uso de tubería de hierro fundido y conexiones de soldadura con plomo para conducir el agua. El plomo era fundido mediante un quemador y vertido en las uniones de las tuberías. Al conocer el impacto en la salud de las personas con relación al plomo, este material y método se dejó de usar en la fontanería de consumo humano a mediados de los años setenta.

Actualmente, la soldadura de plomo es sustituida por uniones mecánicas o soldaduras de acero, estaño o adhesivo para tubos de PVC, entre otras sustituciones.

Diferencias entre los sistemas actuales de agua caliente sanitaria y otros métodos

La mayor diferencia la encontramos en la tecnología y en los materiales de uso. En la actualidad, la reducción del consumo energético en el sector del agua caliente sanitaria es una de las mayores preocupaciones del sector.

En la actualidad, los sistemas de ACS se dividen en dos tipos principalmente: sistema instantáneo y por acumulación. Los sistemas instantáneos calientan el agua según la demanda y los sistemas por acumulación funcionan por medio de depósitos.

Tipos de energías usadas para agua caliente sanitaria

Para calentar el agua potable es posible usar todos los tipos de energía que se ofrecen en el mercado, aunque las que más se usan son la electricidad y el gas. Para la producción de agua caliente por medio del sistema instantáneo, es habitual el uso de gas, y en menor medida la electricidad.

Energías no renovables:

  • Electricidad
  • Gas Natural
  • Gases licuados del petróleo
  • Gasóleo

Energía renovable:

  • Energía solar térmica
  • Geotérmica
  • Aerotermia

Aspectos importantes de los nuevos sistemas de Agua Caliente Sanitaria

Prevención de la legionelosis

Aunque puede parecer mentira, la proliferación de esta bacteria sigue siendo un problema en la actualidad. El desarrollo de esta bacteria se produce en un hábitat con temperatura adecuada (entre 20 y 45 Cº), y nutrientes como amebas, óxidos y suciedad en general. Además, para conseguir su desarrollo el agua debe tener poca velocidad de circulación.

En el Real Decreto 865/2003, por el que se establecen los criterios higiénicos y sanitarios para el control y prevención de la legionelosis, se clasifican las instalaciones según su grado de proliferación y dispersión de Legionella.

Brevemente, cuando el sistema es de acumulación y recirculación el riesgo es mayor y en aquellas que no poseen circuito de retorno, menor.

Todos los profesionales que se dediquen a la instalación de este tipo de sistemas deberán tener en cuenta este aspecto.

Eficiencia energética

En la actualidad la eficiencia energética es el tema estrella en la instalación de cualquier sistema que requiera de un consumo eléctrico o de gas. Por ello, una buena instalación de agua caliente sanitaria debe ser lo más eficiente posible, no sólo por el bolsillo de la persona, sino también por el medio ambiente.

En el RITE, en el artículo 12 se establecen las recomendaciones sobre el diseño, cálculo, ejecución y mantenimiento de las instalaciones térmicas y su eficiencia energética.