Consejos para una mudanza sin estrés

qasb

La mudanza es una fuente de estrés para la mayoría de las personas, y una prueba temida por todos. Descubre nuestros consejos prácticos para simplificar tu tarea y no olvidar nada.

Tres millones de españoles se mudan cada año y, para el 71% de ellos, es una fuente de estrés. Los trámites administrativos, la clasificación y el embalaje, el alquiler de un camión o, si prefieres recurrir a una empresa de mudanzas profesional... La lista de cosas por hacer es larga.

La lista de cosas que hay que hacer es larga: "Hay que empezar a prepararse al menos un mes antes de la fecha prevista para la mudanza, o incluso dos meses antes en zonas tensas y durante los periodos de máxima afluencia". Más allá de esta noción del tiempo, algunos consejos inteligentes pueden ayudarte a anticiparte a los problemas y evitar que la mudanza se convierta en estrés.

Elige la fecha de la mudanza para pagar menos

Si vas a contratar a una empresa de mudanzas profesional, la fecha de la mudanza es importante. "Evita el verano y las dos últimas semanas del año, y pagará menos". Asimismo, los sábados y domingos son más solicitados y, por tanto, más caros.

Tanto si acudes a un profesional como si no, evita, en la medida de lo posible, hacer la mudanza el día 30 o 31, fecha que suele coincidir con el final del contrato de alquiler. Entonces te resultará más difícil encontrar una vivienda en las agencias de alquiler, por ejemplo.

Anticipa la reserva de una plaza de aparcamiento

 

Si te mudas con un camión, debes plantearte rápidamente la cuestión del aparcamiento en tu calle. "Puede reservar una plaza de aparcamiento gratuita en tu ayuntamiento, al menos dos semanas antes de la fecha de la mudanza". Pero esta reserva no es vinculante: no garantiza que el espacio esté libre ese día. 

Estima el volumen de los muebles y cajas a transportar

Dependiendo del tamaño de tu casa y de su distribución, el número de muebles y cajas varía. Si contratas a un profesional, asegúrate de que estima el volumen total a trasladar, ya sea acudiendo él mismo o por videoconferencia. La estimación depende de este volumen, y las sorpresas desagradables son habituales.

Si vas a realizar la mudanza por tu cuenta, la estimación de este volumen te permitirá elegir el vehículo de alquiler adecuado para transportar todo en un solo viaje, o evaluar el número de viajes necesarios con tu propio vehículo.

Llena tus cajas correctamente para evitar daños

Al contrario de lo que puedes pensar, llenar una caja no se puede improvisar. Si los platos están mal empaquetados y los vasos mal asegurados, corres el riesgo de descubrirlos en pedazos a tu llegada.

Además del plástico de burbujas para proteger los objetos más frágiles, equípate con cajas de cartón de calidad diseñadas para mudanzas. Elige cajas de tamaño uniforme: grandes para objetos ligeros, pequeñas para objetos pesados, pero estrictamente del mismo tamaño. Serán más fáciles de apilar en el camión.

Crea un sistema de marcado de cajas para facilitar la clasificación





 

Una vez que llegues a tu nueva casa, es probable que las cajas se amontonen en el pasillo. Para que los encargados de la mudanza (o tus amigos que han venido a echar una mano) sepan en qué habitación deben colocarlos, establece un código. "Pega una pegatina de color en las cajas, cada habitación está representada por un color. Y reparte una hoja de papel con el código de colores a los encargados de la mudanza".

Consejo profesional: En la caja, es mejor especificar la habitación de destino en lugar del contenido. Siempre será más fácil abrir las tres cajas del baño para encontrar el champú, que ir de habitación en habitación para encontrar la caja que lo contiene.

Por último, también puedes numerar las cajas y escribir una lista especificando el contenido de cada caja. Recuerda hacer una copia de la lista.

Recurre a una empresa de mudanzas profesional y encuentra la fórmula ideal

No todo el mundo tiene amigos fuertes que tengan la amabilidad de cambiar su domingo libre por una mudanza. Así, también puede contratar a profesionales para que te ayuden a mudarte, sin que necesariamente tengan que embalar tus pertenencias.

Puedes, por ejemplo, elegir un paquete que sólo incluya la manipulación. "O puedes optar por dejar que los profesionales se encarguen únicamente del mobiliario". También hay empresas que se especializan en ofrecer servicios de mudanzas profesionales, por horas, según tus necesidades.

Por otro lado, si no quieres ocuparte de nada, existen paquetes "todo incluido" para mudarte sin mover un dedo, ¡o casi! Confía tus llaves a la empresa, y los encargados de la mudanza embalan tus pertenencias con material de calidad, llenan el camión, transportan tus pertenencias incluso al extranjero, ¡e incluso desembalan las cajas en tu habitación de destino! Este servicio tiene un coste, que varía según el volumen y la distancia.

Actualizado el