Comunidades Energéticas para el siglo XXI

E4E Soluciones

Cada vez son más personas las que toman conciencia del medioambiente y los problemas que el cambio climático contrae. Por esta razón, la sociedad reclama y busca soluciones posibles para combatir este contratiempo y conseguir una transición sostenible en todos los ámbitos de la vida. Ya no solo dentro del sector energético, sino que también en el sector alimenticio, textil, etc. Surgen así las llamadas Comunidades Energéticas del siglo XXI.

Integración de energías renovables y medioambiente

En cuanto al sector de las energías, es necesaria una integración de energías renovables que no dañen el medioambiente, principalmente la energía fotovoltaica. En consecuencia, surgen nuevos conceptos como las comunidades energéticas que han impulsado este sector en los últimos años ya que cada vez son más propietarios los que demandan soluciones energéticas para sus viviendas. Es necesario saber que más del 65% de los españoles vive en comunidades y que es un área francamente amplia. Es por eso que la energía solar para el autoconsumo ha penetrado a gran escala en la sociedad española recientemente, abriendo así una nueva ventana de oportunidades a las comunidades de vecinos. Esto, junto al apoyo de los organismos públicos, la reducción de costes y procesos ha llevado a este apogeo de las comunidades energéticas comprometidas con el medioambiente y la sostenibilidad.

Sin embargo, es necesario preguntarse qué es el autoconsumo compartido en primer lugar. Este término hace referencia a la generación eficiente de energía de manera conjunta por un grupo de particulares que se beneficia de manera directa, en sus viviendas y en la factura de la luz, de la energía que produce el punto generador de energía, que normalmente será a través de una instalación fotovoltaica ubicada en la azotea o tejado de su edificio.

Tecnología para proyectar comunidades energéticas

No obstante, este no es el único concepto que ha surgido a raíz del boom de las energías renovables, sino que, al hablar de comunidades energéticas, también es necesario entender otros dos conceptos: Smart grids y blockchain, ya que el autoconsumo compartido nace de la mano de estos dos. Por un lado, las Smart grids consisten en redes inteligentes capaces de transmitir energía de manera bidireccional que permiten a las comunidades convertirse en pequeños productores de energía para uso personal. Sin embargo, este concepto nace con la aplicación de sistemas blockchain, término que se asocia a la economía compartida. Es decir, el blockchain ofrece pequeñas soluciones tecnológicas en beneficio de los grupos de autoconsumidores ya que pueden así desempeñar un rol más importante en el mercado de la energía y monetizar sus activos.

Aun así, es un error común pensar que un proyecto de esta índole es un gasto. Al contrario, la instalación de una planta de autoconsumo en una comunidad es una inversión. ¿Por qué? Entre otras cosas, porque se revaloriza el valor de tu vivienda hasta un 20% y, además, desde el momento en que comienza a funcionar, el ahorro se puede ver de manera directa en la factura eléctrica. Y no solo eso, sino que la planta se amortiza en poco tiempo, entre 5 y 10 años. Pero más allá de la importancia del ahorro, también hay que entender que la planta fotovoltaica tiene una vida de 30 años actualmente.

Te estarás preguntando, ¿qué formas de pago y/o amortización hay? En el sector se opera con dos modelos: EPC (Engineering, Procurement and Construction) y PPA On-site (Power Purchase Agreement). El primero, es la ingeniería la que se hace cargo de todo y la comunidad se encarga de amortizar el coste de la inversión a través del ahorro generado; y, en cuanto a la segunda, la empresa genera energía con la instalación y los vecinos se comprometen a consumir la energía generada a un precio más barato que el de mercado. Además, también hay que saber que existe un mecanismo que ayuda a recuperar de manera rápida la inversión y es la compensación por el excedente que genera la planta, el cual podrá volcarse a la red y ver la factura compensada por su comercializadora.

¿Qué dicen las administraciones públicas?

A todo esto, las administraciones públicas están involucradas con esta cuestión, ya que se están tomando medidas para que se configuren comunidades energéticas. Y la legislación es cada vez más favorable, ya que se están reduciendo las trabas administrativas y facilitando el camino a la aparición de dichas comunidades. Y esta cuestión va de la mano de los incentivos económicos que van desde las subvenciones sobre los proyectos hasta ayudas indirectas a través de bonificaciones de impuestos. A parte de esto, según la localización de la comunidad, los vecinos pueden tener una bonificación con la deducción de impuestos, bien sobre descuentos del IBI o en el ICIO.

Por todo esto, ingenierías renovables que diseñan proyectos de autoconsumo fotovoltaico como E4e Soluciones, trabajan a diario para hacer posible esta transición de viviendas de vecinos a comunidades energéticas y conseguir así cumplir con las demandas actuales de la sociedad. La necesaria adaptación continua a los desafíos del medioambiente nos proporciona soluciones como el autoconsumo fotovoltaico.

Actualizado el