¡Únete!

¡Inscríbete gratis y recibe las mejores ofertas a través de "Territorio Ahorro"!

¡Suscríbete!

Cómo plantear la reforma integral de tu piso

cocina

Consejos principales para una reforma integral de piso

Si has pensado comprar un piso y reformarlo, darle un nuevo aire al que ya tienes, o simplemente te ves en la necesidad de remodelarlo porque va a llegar un nuevo miembro a la familia y la distribución actual no te sirve, posiblemente debas hacer una reforma en tu vivienda.

Como todo en esta vida, lo más importante a la hora de llevar a cabo un plan complejo y que consta de varias partes lo mejor es ser ordenado y seguir unos pasos con lógica. Mi madre siempre decía que “las cosas bien hechas, Dios las bendice”.

A continuación te mostramos una guía para la reforma integral de tu hogar.

- Lo primero, ¿reforma integral o parcial? Puede que creas que con una reforma parcial de baño, o una reforma de cocina ya es suficiente. Pero ya que estás planteando una mejora en tu vivienda, quizás debas plantear una reforma integral y abarcar más con el fin de dejarla definitivamente como quieres y necesitas que sea tu casa. Recuerda que una obra implica ajetreo, suciedad, y molestias varias. Siempre que estamos de obras deseamos que se acabe lo antes posible. Así que ya sabes, si tienes la capacidad económica de remodelar toda la casa de una vez en lugar de hacerlo en varias obras separadas en el tiempo, no lo dudes.

- Importante: Debemos plantear la reforma con vistas al futuro, ya sea una reforma integral o parcial. Es decir, si estás pensando en tener hijos o ampliar la familia, debes tener esto en cuenta y adaptar las habitaciones de tu hogar para que pueda acoger a todos los miembros de la unidad familiar.

- Esto nos lleva al siguiente punto: el almacenaje. Ten en cuenta que cuantos más seáis en la familia más espacio vas a necesitar para guardar todo lo que os hace falta. Esto es: ropa, zapatos, sábanas, mantas, toallas, comida, y un largo etcétera.

- Más vale un lápiz corto que muchas ideas en tu cabeza. La mejor manera de dar forma a la obra que tienes pensada es plasmarla en papel. Haz un plano sencillo en un folio, no hace falta usar programas complejos con diseños en 3D, la cuestión es ver y dejar constancia de la situación actual y poder trabajar sobre ello.

- Anota los objetivos principales. Divide la casa según las estancias que necesites, el tamaño aproximado que requiere cada una, si debes derribar algún tabique… tómate tu tiempo, la distribución de la superficie útil de la casa es importante, es la base de todo, para que nos entendamos.

- Ten clara la función de cada habitación. Si es una habitación de bebé quizá no requiera tanto espacio como el cuarto de tu hijo de siete años, y este a su vez no requiera tanto como el dormitorio de matrimonio.

- Piensa en los muebles y elementos que vas a incluir en cada estancia. Una vez dividimos el espacio y sabemos cuántos metros cuadrados tiene cada uno, podremos ver con más claridad qué tipo de mobiliario y de qué tamaño nos podemos permitir usar.

- Busca varios presupuestos para tu reforma. Existen plataformas online que ofrecen servicios de búsqueda gratuitos de varios presupuestos, filtrando a las empresas por su experiencia, su profesionalidad y sus especialidades. Estas plataformas facilitan mucho el proceso de búsqueda y contacto inicial con las empresas de reformas más adecuadas para tu tipo de reforma, y lo mejor de todo es que son gratis. Un ejemplo de ello sería Solución Reformas, te ponen en contacto con hasta cinco empresas que te darán presupuestos, y además te dan la opción de decirles qué empresa has elegido para que ellos avisen a las descartadas, evitando la molestia de recibir mensajes y llamadas de las empresas rechazadas preguntando si vas a trabajar con ellos o no. Lo cierto es que es un servicio interesante evitarnos esta parte tan desagradable de rechazar presupuestos.

- Una vez tengamos las empresas de reformas a nuestra disposición, tendremos que tratar con ellas los detalles, como las distintas fases de la obra, la calidad de los materiales (que muchas veces marcan la diferencia entre un presupuesto caro y uno barato), y nos podremos apoyar en su experiencia para consultar dudas y escuchar sus consejos sobre cómo plantear la obra y las licencias que sean necesarias.

- Esto último es un consejo que damos a menudo: Pide siempre el presupuesto con impuestos, y posteriormente la factura. Recuerda que las facturas son la única garantía que tenemos a la hora de reclamar cualquier problema que surja con la empresa de reformas. Sin factura es como si nunca hubieran estado en nuestra casa.

Actualizado el