¿Cómo organizar una mudanza?

we

¿Te mudas y no sabes cómo organizar la mudanza? En este artículo encontrarás todos los consejos e información específica que necesitas para planificar y organizar tu mudanza.

¿Por dónde empiezo a preparar mi mudanza? Precios y condiciones generales de una mudanza

¿Necesitas organizar una mudanza rápida o inesperada? Suele ser un momento de gran estrés, pero con una buena preparación y la ayuda de una empresa de mudanzas especializada, es posible organizar tu mudanza con tranquilidad, incluso para una mudanza de emergencia.

Calcula el coste de la organización de tu mudanza

El coste de una mudanza profesional varía y se determinará en cada caso, dependiendo de tu situación y del tipo de vivienda a trasladar.

¿Cómo optimizar la organización de tu mudanza?

La preparación es, sin duda, un aliado esencial en la organización de tu mudanza. Prepara una lista detallada de los pasos a seguir en la mudanza, desde el mismo día de la misma. Esto se denomina "plan retro". Para no sentirte abrumado por todas las tareas que hay que realizar, procede paso a paso e intenta calcular el tiempo necesario. Esto será aún más útil en el caso de una mudanza de última hora.

1. Antes de organizar tu mudanza

Si es posible, empieza a preparar la mudanza con uno o dos meses de antelación y pide presupuestos a varias empresas de mudanza con bastante antelación para comprobar las tarifas. Para llegar bien preparado al día de tu mudanza, es útil anticipar en lo posible los pasos administrativos y asegurarte de haber pensado en todo:

  • Salir de casa: Debes notificar al propietario tu notificación, entre 1 y 3 meses antes de la fecha en que deseas mudarte. Pagar las facturas y cerrar las distintas cuentas por cobrar de la casa.
  • Ordena y desordena: Intenta deshacerte de todo lo que ya no te sea útil. Para no tirar, puedes optar por regalar los objetos y la ropa que no utilizas a tus familiares o amigos o a organizaciones benéficas. También puedes venderlos en tiendas de segunda mano o en páginas web.

    Haz un inventario claro de todo lo que quieres llevarte y de todo lo que tienes.

  • Embalaje: Empieza por guardar en cajas todo lo que no vayas a necesitar inmediatamente (por ejemplo, la ropa fuera de temporada).
  • Kit de mudanza imprescindible: Debes tener todo lo necesario para la mudanza, para tenerlo siempre a mano (cinta adhesiva, tijeras, rotuladores, paños de limpieza).
  • La distribución de tu futuro apartamento: Dibuja un diagrama aproximado con la disposición de tus futuros muebles. Esto también te ayudará el día de la entrega, para indicar claramente a los encargados de la mudanza dónde colocar tus muebles.
  • Cambio de dirección: Ocúpate de transferir tus suscripciones telefónicas a Internet para que todo funcione rápidamente cuando te mudes. Pero también para comunicar tu cambio de domicilio a las organizaciones sociales o la inscripción en un nuevo colegio.

2. Organizar la mudanza: el día D

Todas estas acciones te permitirán llegar bien preparado al día de la mudanza. El día D, comprueba por última vez que no ha olvidado nada e informa a los encargados de la mudanza de problemas específicos como: permisos de aparcamiento, tráfico o normas de copropiedad.

  • Recogida de objetos voluminosos y residuos: Recuerda también comprobar que has retirado toda la basura o los objetos voluminosos de las aceras. Por último, recorre tu casa una última vez y no olvides cortar el agua y la electricidad, así como leer los contadores. Cuando llegues a tu nueva propiedad, asegúrate de que todas las cajas de la mudanza están descargadas en cada habitación asignada de la casa.

3. Organizar la mudanza: los días posteriores

Una vez que te hayas instalado en tu nuevo hogar, probablemente querrás empezar a desempaquetar tus cajas. No obstante, dedica el tiempo necesario para comprobar que todo ha sido entregado y que no falta nada, así como el estado de sus muebles y materiales de embalaje. Si hay algún daño, no será posible denunciarlo después de que la empresa de mudanzas se haya marchado para obtener una indemnización.

  • Cosas para la primera noche: Recuerda también preparar con antelación y tener a mano tus primeras utilidades para el día de tu llegada, con, por ejemplo: productos de limpieza y bolsas de basura, pijamas y ropa de casa, caja de herramientas, un par de herramientas universales (destornillador y llave inglesa), el número de teléfono directo de la empresa de mudanzas, kit de aseo (jabón, gel de ducha, cepillo de dientes y papel higiénico), etc.
  • Comprueba que todos los aparatos funcionan: Dedica el tiempo necesario para comprobar que todo funciona correctamente, especialmente los grifos, los enchufes y los calentadores eléctricos. Esto evitará sorpresas desagradables. A continuación, puede comenzar a limpiar toda la casa, empezando por el baño y la cocina, que se utilizarán en primer lugar. No olvides limpiar los muebles después de la mudanza (a menudo están cubiertos de polvo).
  • Desembala las cajas de la mudanza por orden: Para las cajas de la mudanza, empieza a desempaquetar por orden de urgencia y por habitaciones: desde las cosas más importantes hasta las menos necesarias de forma inmediata. Ten cuidado, en este punto es muy fácil extraviar o confundir tus pertenencias. Por último, es aconsejable informar a los servicios de agua y electricidad del día de su llegada a la nueva casa para que todos los servicios se activen inmediatamente.
Actualizado el