¿Cómo mejorar la accesibilidad de tu hogar?

Habia

Según un estudio del Instituto Nacional de Estadística, aproximadamente un 9% de la población española posee algún tipo de discapacidad. Las personas con discapacidad suelen sufrir problemas de accesibilidad para poder entrar en lugares públicos y en su propia vivienda.

Unos cuatro millones de personas sufren al día el miedo de no saber si podrán acceder de una forma sencilla al transporte público, a cualquier edificio o incluso a su propia comunidad de vecinos. Esto se debe a que los espacios se diseñan según criterios estándar, sin que nos preocupe nuestro alrededor. Sin embargo, existen muchas personas que tienen necesidades especiales y para las que un simple tramo de escaleras se puede convertir en un obstáculo insalvable.

Por suerte, cada vez existen más empresas profesionales para mejorar la accesibilidad.

Mejorar la accesibilidad del hogar

  • Homelift o ascensores para vivienda: este fantástico sistema es muy recomendable para viviendas unifamiliares o pisos con varias plantas, en las cuales el desplazamiento entre pisos puede ser imposible para personas con movilidad reducida. Las reducidas dimensiones de estos sistemas elevadores, donde hay espacio para una silla de ruedas y un acompañante, hacen que ocupe mucho menos espacio de lo que en principio podríamos imaginarnos.
  • Las salvaescaleras: son elevadores que se van desplazando por las barandillas de las escaleras, y que están especialmente indicadas para todas aquellas personas que se tienen que desplazar en una silla de ruedas. Su funcionamiento es muy sencillo: una plataforma elevadora donde poder acceder gracias una silla, instalada en una barandilla, para poder salvar desniveles. Las guías pueden ser rectas o curvas, dependiendo de las necesidades. Si solo hay que subir un piso, serán rectas; si hay que subir más de un piso, serán curvas.
  • Las servoescaleras: están diseñadas para los usuarios que, sin tener una parálisis total en sus piernas, requieren de ayuda para subir escaleras. El sistema es muy parecido al de las salvaescaleras, pero en este caso, lo que se instala en la baranda es un asiento en el que te puedes sentar para desplazarte. Igual que las anteriores, pueden ser rectas o curvas.
  • Las plataformas: suelen instalarse en el exterior de los edificios públicos, privados, viviendas y residencias. Se adaptan a cualquier lugar, por pequeño que sea. La instalación es muy sencilla debido a que no se requiere de ningún tipo de foso.
  • La oruga: es un aparato, con un sistema de desplazamiento similar a un tractor, que se coloca debajo de la silla de ruedas. Gracias a su potente sistema de tracción motorizado, que se controla de manera electrónica, permite el acceso libre a lugares donde de otra manera sería muy complicado llegar. Se adapta a la mayoría de las sillas de ruedas y se puede tanto en interior como en exterior. Al usuario le garantiza que puede llegar a cualquier lugar con toda seguridad y confort; al acompañante le evita los esfuerzos físicos a la hora de subir los peldaños con una silla de ruedas.

Adaptación de las dependencias

Si el usuario va en silla de ruedas es imprescindible garantizar el acceso y el espacio necesario para que la silla se pueda mover en todas las habitaciones.

Otro aspecto importante es la bañera. Lo más recomendable es cambiar la bañera por una ducha provisto de un asiento abatible y un pasamanos para mayor comodidad y seguridad.

En el baño también son de gran ayuda la instalación de barras de apoyo, sobre todo a la hora de la transferencia.

En el dormitorio puede ser necesario instalar elementos de ayuda a la hora de levantar o acostar al usuario.

En algunos casos de personas en silla de ruedas o personas con movilidad reducida puede ser de ayuda la instalación de una grúa de transferencia.

Por último, mientras se pueda, es importante tener un suelo antideslizante en toda la vivienda, siendo muy recomendable la instalación de pavimento no deslizante tanto en seco como en mojado en el baño

Actualizado el