¿Cómo influyen los altos costes de la luz a los emprendedores y pymes?

ad

Este verano España ha batido los récords históricos en el precio de la luz. En el mes de agosto se han alcanzado los precios más altos, situando a España como el segundo país de la Unión Europea con los precios más caros, superada solo por Italia.

Según datos proporcionados por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), actualmente la factura eléctrica es un 25% más cara que hace un año. Lo que indica un aumento de entre 200 y 300 euros respecto al año anterior, según indica La Federación de Trabajadores Autónomos (ATA), a través de su presidente.

Esta situación no afecta solo a particulares, pues los emprendedores que están iniciando su actividad y pequeñas y medianas empresas son quizás, el público más afectado. La subida del precio de la luz es un obstáculo que se suma a la crisis provocada por la pandemia. Situación que mostraba el optimismo de las pymes y emprendedores. Cuando todo parecía ir mejorando, los emprendedores y pymes se encuentran con otra piedra en el camino.

La subida de la luz, además, coincide con las altas temperaturas que se están alcanzando en todo el país. Este hecho hace que resulte imprescindible utilizar elementos que aumentan la factura eléctrica como aires acondicionados. Para una empresa resulta indispensable mantener un buen servicio, de calidad, tanto para trabajadores como para clientes sin hacer uso de elementos que encarecen la factura. No podemos imaginar un comercio sin aire acondicionado o un restaurante sin cámaras frigoríficas.

Recomendaciones para ahorrar en la factura

La primera recomendación para que un negocio reduzca la factura de la luz tiene que ver con el aire acondicionado. La temperatura adecuada es entre 22 y 25º, pues según los expertos, por cada grado inferior a 22º aproximadamente se puede llegar a consumir un 6% más de energía. Para los emprendedores que estén pensando instalar un aire acondicionado o negocios que quieran cambiarlo, es importante fijarse en la eficiencia energética.

También hay que tener en cuenta el uso de electrodomésticos, ya que su consumo representa más del 70% en muchos comercios. Por ello, tener aparatos cuya eficiencia energética sea A+, A++ o A+++ es la mejor opción para ahorrar en la factura de luz.

En cuanto a la iluminación, hay que aprovechar lo máximo posible la luz natural del día. Algo que no resultará del todo difícil cuando el horario laboral coincida con las horas del día con más luz. Para cuando sea irremediable el uso de luz artificial, se debe elegir o cambiar las bombillas por unas de bajo consumo.

Actualizado el