Cómo funciona el cambio de moneda en los bancos

Cambio de moneda

En este post vamos a explicar cómo funciona el servicio de cambio de moneda de tu banco para que saques tus propias conclusiones antes de usarlo en tu próximo viaje al extranjero. Y para que compares con otras alternativas como las casas de cambio.

Falta de educación financiera

España no es que tengamos una gran cultura o educación financiera en términos de cambio de divisas. Y no la tenemos porque desde hace años abandonamos la peseta y utilizamos una moneda única, el euro. Nosotros y 19 países más de la Eurozona.

Por tanto, salvo que tengamos que salir a Reino Unido, República Checa, países escandinavos, Turquía, Rusia o Marruecos que son destinos clásicos para escapadas cortas, no nos veremos necesitados de cambiar euros por otra divisas.

Sin embargo, en cualquier otro país de fuera de la Zona Euro, particularmente nuestros hermanos de Latinoamérica, se saben los tipos de cambio de su moneda local respecto al Dólar y Euro de memoria. Y son capaces sin gran esfuerzo de detectar un buen o mal precio de compra o venta de una divisa porque no les queda más remedio que cambiar siempre su moneda por otra divisa siempre que salen fuera.

Por esta falta de costumbre, nuestra única opción cuando cambiamos moneda es nuestro banco de toda la vida. Qué cómodo es acercarse a la oficina a hablar con un empleado y contarle nuestro viaje a Nueva York y encargarle unos dólares, ¿verdad? Veamos cómo funciona este servicio.

Cambio de moneda en bancos

Los bancos son entidades financieras seguras, grandes y con múltiples servicios a nuestra disposición. Uno de estos servicios es el cambio de divisas. Todos disponen de un stock de las principales divisas en sus oficinas centrales para atender la demanda de su red de sucursales. Cuando vas a tu oficina a pedir dólares, libras, yenes, etc., ésta los pide a la central quien se los envía en unos días a la sucursal que te los cobra al precio del día que tenga publicado.

Ventajas de los bancos

Las principales ventajas de este servicio es que es totalmente fiable y bastante cómodo. Para cambiar no tienes que molestarte en buscar mucho. Hablas con tu oficina, pides la divisa y en unos días la tienes disponible, para recoger, en la misma oficina. A su favor los bancos tienen la comodidad.

Además, como somos clientes no te piden ni DNI ni justificantes adicionales (salvo que cambies una cantidad muy elevada). Todo comodidad.

Inconvenientes

El principal inconveniente de los bancos para cambiar moneda es que no son especialistas en este servicio. Y no lo son en dos sentidos: no manejan muchas divisas (entre 20 y 30 sobre unas 80 demandadas por los viajeros en España).

Y ven este servicio más como obligación que como oportunidad porque desde hace años, tienen declarada la guerra a manejar “efectivo” en euros, y no digamos en divisa. La prueba es que ya cobran comisiones por servicios de caja en euros en sus oficinas. Los bancos quieren todo virtual, por Internet y sin mover efectivo. Todo apuntes en cuenta.

Otro inconveniente es que todos te cobran un tipo de cambio del euro respecto a la divisa que les demandas u ofreces cambiar a la vuelta de tu viaje. Y todos te cobran una comisión de entre el 2,5% y el 3% de lo cambiado por el servicio de entregarte un sobre con tu divisa en mano.

Otro inconveniente es que ningún banco te envía a domicilio divisa, cosa que las casas de cambio sí hacen, muchas sin gastos de envío. Esto quiere decir que cuando tengas que cambiar moneda tómate tu tiempo para pedir el dinero a tu oficina bancaria. Esta a su vez lo pedirá a sus oficinas centrales. Luego tendrás que acercarte a la oficina de nuevo para recoger el dinero y pagar el cambio del día.

Por último, cuando necesitas una moneda exótica (cualquiera de las 60 divisas que no suele manejar tu banco), intentarán que marches con “dólares” para cambiarlos en destino. Esto significa pagar dos cambios: de euros a dólares en España (incluida la comisión del banco), y luego de dólares a la moneda exótica que necesites.

Las casas de cambio como alternativa

La alternativa a los bancos para el cambio de moneda son las casas de cambio. Se trata de empresas con bastantes garantías y supervisadas por el Banco de España, especializadas en este servicio.

A diferencia de los bancos, las casas de cambio manejan en España entre 50 y 80 divisas extranjeras tanto en venta (te las venden con tus euros), como en compra (te las compran a cambio de euros).

Las más competitivas no te cobran comisión alguna y sus tipos de cambio son bastante competitivos (mejores que los de los bancos, que te cobran además una comisión de cambio).

Actualizado el