¿Cómo calcular el ITP?

asd

 

En determinadas operaciones de transmisión o compraventa de determinados bienes, los que coloquialmente conocemos como ventas “de segunda mano”, se devenga el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales Onerosas y Actos Jurídicos Documentados, al que solemos referirnos abreviadamente como ITP.

 

En este artículo te contamos todo lo que debes saber en relación con este impuesto tan presente en el tráfico cotidiano en operaciones como la compraventa de un vehículo de segunda mano: calcula el precio de transferencia de tu coche con estas sencillas claves.

 

¿Qué es el ITP?

El Impuesto de Transmisiones Particulares o ITP es un impuesto indirecto que grava las operaciones de transmisión de bienes a título oneroso que se producen entre particulares.

 

Por entenderlo en otros términos, nos referimos a aquellas compraventas de segunda mano por las cuales no se paga IVA por no adquirirse de un empresario o comerciante profesional, sino de una persona a título particular, por lo que no estaría sujeto a IVA.

 

Este impuesto está cedido a las comunidades autónomas, que fijarán en cada caso el tipo imponible aplicable y las deducciones que puedan en su caso aplicarse, oscilando su tributación entre el 4 % y el 10 % de la base imponible, que no es otra que el valor del bien que se transmite.

 

Para ello, se debe cumplimentar un impreso de autoliquidación, Modelo 620 o Modelo 621, en el que se señalará el importe que debe pagarse en concepto de ITP.

 

¿Cómo se calcula el ITP al comprar un coche de segunda mano?

A su vez, el modo de calcular el ITP variará en función de la operación que estemos llevando a cabo. Por seguir con el ejemplo de la venta de un coche de segunda mano, para el cálculo del Impuesto de Transmisiones de vehículos tomaremos como base imponible el denominado “valor venal” del vehículo en cuestión.

 

Para obtener el valor venal de un coche debemos hacer otro cálculo que consiste en aplicar al precio de venta del vehículo en la fecha de su primera matriculación (lo que se entiende por el valor fiscal de un coche nuevo) un porcentaje de minoración en función de la antigüedad del coche según el precio medio de venta que cada año se determinan por la Agencia Tributaria y se publican en BOE. Es frecuente que al cumplimentar el Modelo 620 o 621 por medios telemáticos, la sede electrónica de la Administración autonómica competente nos facilite esta información.

 

Estos porcentajes de depreciación del valor del vehículo de segunda mano según los años de uso, de acuerdo a los últimos valores publicados, irán desde el 100 % de los vehículos de menos de un año de antigüedad hasta el 10 % en aquellos vehículos de más de 12 años.

 

Una vez determinado el valor venal se le aplica el porcentaje aplicable en la comunidad autónoma en la que esté domiciliado el vehículo, (normalmente entre el 6 % y el 10 %) o, en caso de que así constara, el que resulte de la aplicación de tablas fijas e importes mínimos en función de la antigüedad y cilindrada del vehículo.

 

Otra opción es utilizar una calculadora online como la de Tramicar, con la que podrás conocer, además, el precio del cambio de nombre coche  tras calcular el ITP.

 

 En resumen, cada vez que ejecutemos una operación entre particulares no debemos olvidar calcular el ITP, operación bastante sencilla como acabamos de comprobar; de lo contrario, corremos el riesgo de ser inspeccionados y sancionados por Hacienda.

 

Actualizado el