¡Únete!

¡Inscríbete gratis y recibe las mejores ofertas a través de "Territorio Ahorro"!

¡Suscríbete!

¿Cómo ahorrar energía con una solución domótica?

domotica

 

Un sistema de domótica inteligente diseñado puede ayudar a reducir el consumo de energía de su hogar y hacer una contribución significativa a la reducción de su huella ecológica. Una vez que la instalación de su hogar (luces, persianas, calefacción, etc.) se encuentra en un ecosistema inteligente, la automatización de diferentes tareas puede ayudarlo a ahorrar dinero.

Te explicamos cinco formas de ahorrar energía a través de la domótica.

Automatizar persianas y toldos 

Las persianas, toldos y cortinas son elementos esenciales para la climatización del hogar, especialmente durante los meses de verano. Aunque a veces no nos demos cuenta, subir y bajar las persianas en el momento adecuado del día nos permite ahorrar dinero y ganar en comodidad.

El sistema domótico decide cuándo se abren y cierran las persianas pudiendo beneficiarse de la luz natural. Así, en invierno, aprovechamos el calor solar durante el día y luego las persianas se bajan dejando la casa caliente y ahorrando un 15% en calefacción. Por otro lado, en los meses de verano, el sistema detecta el calor y acciona las persianas para que se bajen, lo que permite reducir drásticamente tus facturas de aire acondicionado.

 

Eliminar consumos fantasmas

Muchos electrodomésticos y dispositivos consumen cantidades asombrosas de energía incluso cuando están apagados. Tal vez pensamos que estaban apagado, pero no lo estaban completamente. Esto significa que continúan consumiendo en ese estado.

Para que te hagas una idea, el consumo combinado en espera de televisores, teléfonos, routers, impresoras, microondas, cafeteras puede suponer un coste de unos 50-100 euros al año y 200-400 de emisiones de CO2 a la atmósfera. Según un estudio del IDAE, el modo standby supone el 10,7% del consumo energético total de los hogares.

Otro factor a tener en cuenta en un electrodoméstico es la etiqueta que determina su nivel de eficiencia energética. Entre los electrodomésticos más eficientes, marcado A+++ en la etiqueta, el consumo fantasma se reduce drásticamente. Uno electrodoméstico con la máxima eficiencia puede llegar a consumir hasta un 70% menos que uno tradicional.

 

Optimizar la iluminación

Otra forma de reducir el consumo a través de la domótica y permitirte ahorrar en la factura es optimizar el uso de las luces.

En primer lugar, mediante la domótica, podemos regular la intensidad de las luces de la casa. Esto nos permite decidir ajustar el nivel de luz y ahorraremos cuando no necesitemos toda la potencia que puede proporcionar la bombilla.

Además, podremos controlar la iluminación antes mencionada desde nuestro teléfono, apagarlo de forma remota si se queda encendido cuando estamos fuera de casa y, mejor aún, detectar estos descuidos por sí solo y apagarlo todo en consecuencia.

También es posible utilizar un sensor de presencia, que suele instalarse en zonas de transporte como pasillos, distribuidores, vestíbulos, etc..., y que automáticamente encenderá y apagará las luces pasados ​​unos segundos, evitando cualquier descuido. Además, por la noche, estos interruptores automáticos ajustarán el brillo de las luces a la mínima intensidad, de forma que cuando alguien se levante para ir al baño no se deslumbre ni moleste a los demás que están durmiendo. 

 

Regular la climatización de forma zonificada

Sin duda, el sistema de climatización es el sistema más importante que afecta al importe final de la factura de la luz o del gas. Por lo general, representa alrededor del 40% del consumo de un edificio, dependiendo de su ubicación y época del año.

Los sistemas domóticos con aire acondicionado integrado pueden ahorrar un consumo importante. Sin embargo, en muchos casos esto debe ir acompañado de un diseño optimizado del propio sistema de climatización.

En este sentido, es muy recomendable instalar un sistema de climatización domótica zonificada, ya sea calefacción o aire acondicionado. Con la domótica zonificada, cada habitación puede tener su propio mini sistema de aire acondicionado independiente, que puede ser controlado por un termostato independiente. De esta manera, las habitaciones que no están destinadas a ser utilizadas se pueden apagar por completo, las habitaciones con un uso bajo se pueden configurar a una temperatura de ahorro de energía y las habitaciones con un uso alto se pueden configurar a una temperatura de confort.

Estos sistemas de zonificación se implementan fácilmente en unidades de calefacción por suelo radiante y aire acondicionado por split o conductos.

Combinado o no con un sistema de climatización de este tipo, un sistema domótico permite:

  • Aproveche al máximo su suministro de energía externo en invierno gestionando persianas o cortinas eléctricas para dejar entrar la luz del sol en la habitación adecuada en el momento adecuado. (como comentábamos en el punto 1) De la misma manera mejorar el aislamiento térmico de dicha estancia en verano, en este caso evitar que entren los rayos del sol
  • Gestione las facturas de electricidad del sistema de aire acondicionado o la temperatura establecida para cada habitación individual, ya sea de forma manual (ya sea de forma local o remota a través de un teléfono inteligente) o automáticamente (por horario o en función de la temperatura exterior y el tiempo de reconocimiento).
  • Encender o apagar el sistema de aire acondicionado cuando no estemos en casa o en el recinto, evitando así los picos de consumo en el horario más habitual de casa.
  • Sensores de puertas y ventanas: cuando el sistema detecta que las puertas y ventanas están abiertas durante mucho tiempo, el sistema se cerrará automáticamente.
  • Medidor de consumo Wifi: Conocer de nuevo tu consumo es fundamental para utilizarlo de forma más responsable y óptima.

 

Actualizado el