¡Únete!

¡Inscríbete gratis y recibe las mejores ofertas a través de "Territorio Ahorro"!

¡Suscríbete!

Cómo ahorrar con una casa pasiva

adssgd

Una casa pasiva consiste en una edificación eficiente que busca reducir al máximo la demanda energética del edificio o casa, mediante estrategias de diseño que reducen el 90% el consumo energético respecto a una casa normal.

Tiene en cuenta las condiciones climáticas y geográficas de cada emplazamiento y en ellas se usan criterios de aislamiento térmico, así como control de ventilación y aprovechamiento de la energía solar, para garantizar que la temperatura en el interior de la edificación es óptima, tanto en verano como en invierno.

Se denominan “casas pasivas” porque con el término “pasivo” hace referencia a la capacidad de estas edificaciones de satisfacer sus necesidades de climatización, a partir de fuentes “pasivas” como el sol para así, ser más eco.

Tips de ahorro energético en una casa pasiva

La arquitectura pasiva garantiza el ahorro energético basándose en los siguientes pilares:

Buen aislamiento térmico

Para que te hagas una idea, una casa mal aislada va a consumir hasta un 30% más de energía que una casa con una buena aislación térmica.

¿Por qué la función del aislante térmico es esencial para ahorrar energía? Porque reduce las pérdidas de calor en invierno y disminuye las ganancias en verano, lo cual implica una menor demanda de energía para conseguir climatizar la edificación.

¿Dónde pierde calor una casa pasiva?

  1. En el suelo: las casas pasivas utilizan aislación térmica en el suelo. Se aísla toda la base de la casa, ya que lo que se busca es tener un control en cuanto a la pérdida de calor se refiere.
  2. En la cubierta: es un elemento crítico por lo que se procura instalar una buena capa de aislamiento, normalmente entre 20 y 30 cm, ya que es por aquí por donde más entradas y salidas podemos tener, tanto de frío como de calor.
  3. En los muros exteriores: este elemento depende bastante del clima local de la localización donde se encuentre la casa pasiva y suelen tener entre 20 y 40 cm de aislamiento. Para aislar térmicamente los muros, existen muchos materiales naturales y económicos con los que se puede lograr una aislación óptima.

Cerramientos herméticos

Es importante que exista un correcto ensamblaje entre las partes, para hacer imposible la presencia de fisuras, grietas y otros inconvenientes. Con cerramientos adecuados, los aparatos de aire acondicionado precisan menos potencia para satisfacer las necesidades, así como las calderas y los sistemas de ACS.

Buena orientación

Este tip supone muchos quebraderos de cabeza porque ¿cuál es la mejor orientación para una casa? Habitualmente se convierte es una pregunta trampa, que depende de otros factores como la latitud, vientos… Es decir, una óptima orientación en el norte puede ser pésima en el sur.

Pero, ¿qué repercusión tiene la orientación? Pues bien, esta nos indica buena parte del comportamiento térmico de la vivienda. Por lo que para responder a la pregunta de “¿cuál es la mejor orientación para una casa”, la respuesta es “depende de tus objetivos”.

En cualquier caso, la orientación de la vivienda enlaza directamente con el ahorro de climatización, sea cual sea tu objetivo.

Reducción de puentes térmicos

Los puentes térmicos más comunes en las casas pasivas son:

  • Control de huecos y lucernarios.
  • Cajas de persianas.
  • Pilares integrados en los cerramientos de las fachadas.

Los puentes térmicos reducen la resistencia térmica de los elementos constructivos que forman la envolvente de la vivienda. Además de pérdidas energéticas, un puente térmico implica riesgo de condensaciones.

Un correcto diseño de la envolvente y una correcta ejecución en obra sirven para limitar el efecto negativo que suponen los puentes térmicos, contribuyendo a la eficiencia energética y la salubridad del edificio.

En las casas pasivas, los puentes térmicos tienen una importancia superior, ya que al haber reducido al mínimo la transmitancia térmica de los elementos de la envolvente, la mayor parte de esta transmisión térmica, esta vez en forma de pérdidas, se producirá a través de los puentes térmicos y las infiltraciones de aire.

Actualizado el