Chimeneas de bioetanol de mesa

Chimeneas

Las chimeneas o estufas de bioetanol son equipos que funcionan quemando un combustible líquido natural, bioetanol, también llamado etanol o bioalcohol. Este tipo de sistemas tienen ciertas peculiaridades que los hacen especiales, como la durabilidad de utilizar un combustible respetuoso con el medio ambiente o el hecho de que sea un sistema no contaminante. Pero a la hora de adquirir un equipo de estas características, es necesario saber cuál será su papel real en nuestra casa, y qué función tiene en relación a las estufas de pellet, leña o gas.

Cómo funcionan las estufas de bioetanol

Las estufas de bioetanol son dispositivos de llama que funcionan con un pequeño tanque de biocombustible, y para encenderlo basta con abrir la válvula de este tanque y encender la llama con un mechero alargado, para evitar quemaduras. No requieren instalación, ya que el equipo funciona de forma autónoma (a veces incluso sin conexión a la red eléctrica), lo que permite mover el equipo de una habitación a otra siempre que esté apagado. Tampoco requiere salida de humos, ya que no emite gases nocivos para la calidad del aire interior de la casa, ni deja ningún tipo de residuo ni mal olor. Por último, su mantenimiento también es mínimo, ya que solo es necesario recargar el biocombustible cuando se agota. Pueden ser de pie o bien estufas de bioetanol de mesa.

Estas son las características que definen el funcionamiento de las estufas, pero ¿cómo encaja en nuestro hogar y cuál es su función?

¿Calientan las chimeneas de bioetanol?

Mucha gente quiere saber si las estufas de etanol calientan; la respuesta es sí. Pero lo más importante a tener en cuenta sobre estos sistemas es que son equipos complementarios al suministro de calor general de una casa. Es decir, como ya existe un sistema de calefacción, el equipo de bioetanol se distingue por el calor y el bienestar que aporta a una determinada estancia de la casa gracias a la llama. Son ideales para disfrutar de su calidez y cómoda visión durante una cena con amigos, una tarde de lectura o una noche lluviosa de invierno, pero no deben utilizarse como fuente constante de calor. O con la responsabilidad de ser la principal fuente de calor.

También son muy útiles para calentar una habitación en una segunda vivienda, ya que existen estufas con alto poder calorífico, pero siempre teniendo en cuenta que no están preparadas para largos periodos de funcionamiento porque el bioetanol no lo hace no es un biocombustible económicamente competitivo para tales Periodos extendidos.

Las ventajas de las chimeneas de bioetanol son innegables antes, durante y después de su uso. Estos son cinco de los beneficios que esta chimenea le brindará a usted y a los miembros que viven en su hogar:

  • Instalación sencilla: su instalación es probablemente una de las más sencillas, ya que no requiere ningún tipo de obra de albañilería; ni siquiera requiere un tirador o tirador equilibrado, por lo que se pueden colocar prácticamente en cualquier lugar. Tanto es así que existen modelos que encajan en muebles existentes.
  • No emiten humo: a diferencia de otros tipos de chimeneas, las chimeneas de bioetanol no producen humo durante su funcionamiento, evitando así la contaminación del medio ambiente.
  • Aportan más calor: si vives en un lugar donde las bajas temperaturas son habituales, la chimenea de bioetanol es tu opción ideal. Este tipo de chimenea tiene un valor calórico extremadamente rápido, requiriendo solo 40 minutos para calentar una habitación.
  • Sin cenizas ni polvo: la penúltima ventaja de las chimeneas de bioetanol es la ausencia de cenizas o polvo después de su uso. Esto significa que las tareas de limpieza y mantenimiento se reducen a cómodas recargas de bioetanol.
  • Son seguros: una de las preocupaciones más comunes que tienen las personas cuando consideran instalar una chimenea de bioetanol en su hogar es su seguridad. Afortunadamente, las funciones autoextinguibles de las chimeneas evitan el riesgo de incendio.
Actualizado el