Cambiar los triángulos de señalización por balizas luminosas ¿obligatorio o recomendable?

Baliza

La Dirección General de Tráfico está llevando a cabo numerosos cambios durante los últimos años. Uno de los temas que ha preocupado a la DGT es la cantidad de accidentes que se producen cuando el conductor baja de su coche averiado para poner los triángulos de señalización. Ante esto, surge un elemento igual de eficaz y mucho más seguro: la luz emergencia coche homologada v16.

¿Qué es la luz emergencia coche homologada v16?

La luz emergencia coche homologada v16 es una baliza que emite una señal luminosa. Está diseñada para ser colocada encima del coche, de forma que el conductor no tiene que salir con un chaleco reflectante y arriesgar su integridad física. Gracias a su base magnética, la luz emergencia V16 se adhiere a la parte superior del vehículo, aguantando las condiciones meteorológicas más extremas. De igual manera, emite una luz amarilla parpadeante que puede ser vista hasta en 1km de distancia.

¿Es obligatorio este cambio? ¿Tengo que sustituir los triángulos por la baliza luminosa?

No inmediatamente, pero es muy recomendable. Hay que destacar que luz emergencia coche homologada v16 lleva en el mercado desde 2018, aunque recientemente ha sido homologada en España. Aunque la fecha de entrada en vigor de la nueva obligación puede ser dentro de dos años -se modificaría el artículo 130 del vigente reglamento oficial de la DGT- es altamente probable que haya una transición (igual de 6 meses, aunque son especulaciones) para que los conductores cambien sus triángulos de señalización por balizas luminosas.

A pesar de que el cambio no ‘corre prisa’, es altamente recomendable adquirir una de estas luces. Su precio no es muy alto, y nos aporta mayor seguridad que su alternativa. Recordemos también que las balizas luminosas tienen una potente batería, que permite que la luz amarilla aguante hasta 6 horas encendida. De igual manera es pequeña, por lo que se puede guardar en la guantera o en el asiento del conductor sin que moleste o destaque especialmente.

En definitiva, una alternativa que aunque no será obligatoria al menos durante los próximos 2 años, sí que se irá incorporando a los nuevos vehículos que salgan al mercado, así como a la normativa general de la Dirección General de Tráfico.

Actualizado el