¡Únete!

¡Inscríbete gratis y recibe las mejores ofertas a través de "Territorio Ahorro"!

¡Suscríbete!

Calidad del aire interior en casa o en la oficina: ¿Cómo podemos mejorarla?

fdhj

La contaminación de grandes ciudades como Madrid puede afectar a nuestra salud si no actuamos. ¿Te gustaría saber cómo puedes mejorar la calidad del aire actual? 

La contaminación existente en la ciudad no podemos controlarla. Sin embargo, tenemos el poder de mejorar la calidad del aire en nuestros hogares y lugares de trabajo. Y esto es posible  con técnicas innovadoras para la higiene del aire. 

Si quieres saber cómo nos afecta la contaminación, cómo podemos determinar el nivel de contaminación en el medio ambiente y qué puedes hacer para que el aire interior sea lo más limpio posible, quédate a leer este artículo. De esta forma, podrás prevenir las alergias, o dolores de cabeza, entre otros muchos beneficios. ¡Comenzamos!

¿Cómo afecta la calidad del aire a las personas?

Medir el nivel de contaminación del medio ambiente determina si el aire que respiramos es de buena calidad o no. En la montaña el aire es generalmente limpio porque es un ambiente alejado de la ciudad. Los más vulnerables a la mala calidad del aire son los niños, los ancianos, los asmáticos, las personas con problemas respiratorios y las mujeres embarazadas.


Aunque gocemos de excelente salud, la exposición prolongada a una mala calidad del aire puede hacer que desarrollemos ciertas enfermedades que antes no teníamos como alergias, asma, dolores de cabeza intensos, bronquitis y un largo etcétera de efectos adversos para nuestra salud que pueden acarrear consecuencias graves. Llevar a cabo regularmente el mantenimiento de la caldera de gas en Madrid contribuye a mantener la mejor calidad del aire posible.

Los espacios interiores que no son industriales, como casas u oficinas, se denominan "aire interior". Se estima que las personas pasan la mayor parte de su tiempo en este tipo de ambiente, por lo que es importante que las condiciones del aire en estos lugares sean ideales para la salud. Existen normas de calidad del aire interior regidas por el CTE y el RITE que garantizan una serie de requisitos a cumplir.

La ventilación y calidad del aire en interiores

La renovación o ventilación del aire es fundamental para evitar que la calidad del aire interior se vea contaminada por sustancias nocivas para la salud y la habitabilidad. Sin embargo, existen diferentes formas de ventilar que pueden ser más o menos beneficiosas para el consumo energético de la casa.

Mantener ventanas abiertas

Esto podría considerarse un modo de ventilación convencional. La apertura de las ventanas durante un tiempo controlado reduce la concentración de humedad, expulsa humo o permite la entrada de un nuevo flujo de aire con mayor concentración de oxígeno, lo que mejora la habitabilidad. Pero también es cierto que este sistema no filtra la entrada de polen o pequeñas partículas en caso de contaminación exterior, y el aire que entra en invierno es frío, por lo que el edificio entonces tiene que hacer un gran esfuerzo para recuperar la buena temperatura.

Sistemas de renovación de aire controlado

Estos tipos de sistemas permiten que el aire viciado escape mientras dejan entrar aire fresco y filtrado libre de partículas dañinas. Es decir, aseguran la entrada de aire de buena calidad. Ya existen en el mercado unidades de ventilación con intercambiadores de calor que introducen el aire ya calentado de la vivienda, evitando pérdidas energéticas y ahorrando en calefacción o aire acondicionado.

Sistemas de purificación de aire

Además de la ventilación, existen sistemas que limpian el aire de una habitación para que sea más saludable. Las funciones de estos limpiadores incluyen la deshumidificación o reducción de gérmenes, alérgenos y partículas que se encuentran en el ambiente. Además, existen dispositivos que ayudan a absorber olores y componentes químicos que pueden ser nocivos para la salud.

Prohibición de fumar en casas o en oficinas

El tabaco es dañino no solo para quienes lo fuman sino también para todos los que están expuestos a su humo. Por tanto, para mantener una buena calidad del aire interior es mejor no fumar en el interior, prefiriendo salir a la terraza o habilitar una habitación específica para ello. También evitas que los malos olores penetren en los muebles y que los tejidos amarilleen.

Usar productos de limpieza no dañinos

Los productos que utilizamos para la limpieza suelen contener compuestos químicos nocivos. Acostumbrarse a usar productos de limpieza no tóxicos o hipoalergénicos ayuda a evitar que la calidad del aire interior se deteriore. Además, se recomienda establecer protocolos de limpieza que no interfieran con la vida diaria y el uso de los espacios, para evitar que se habiliten espacios recién limpiados con productos fuertes.

Materiales saludables

Antes de construir o adquirir elementos útiles y decorativos en una vivienda, se recomienda estudiar cómo pueden afectar a la habitabilidad. Muchos muebles contienen formaldehído, que es perjudicial para la salud, y muchas alfombras o moquetas acumulan polvo. Cuando se trata de materiales de construcción, también debemos asegurarnos de que no liberen ningún contaminante durante toda su vida útil.

Tener plantas en interiores

Las plantas producen oxígeno durante todo el día, lo que nos ayuda a mantener un medio ambiente más limpio. Esta opción es un complemento al resto, especialmente para ventilar habitaciones. Por otro lado, cabe señalar que las plantas producen dióxido de carbono durante la noche, por lo que no se recomienda tenerlas en casa u oficina al atardecer.

Aportar entre todos

El aire exterior siempre eventualmente ingresa a la casa, y con él compuestos y partículas dañinas del exterior. Por eso, depende de todos nosotros preservar la calidad del aire en nuestras ciudades. Si es posible, evite conducir, reduzca el consumo, lo que a su vez reduce la generación de electricidad impura, o el consumo responsable ayuda a reducir la contaminación del aire.

Como hemos resumido, la calidad del aire interior depende en parte de la contaminación presente en la calle. Entonces podemos tomar ciertas medidas en casa y en el trabajo para prevenir la contaminación del aire:

  1. Para viajes largos, lo mejor es utilizar el transporte público o compartir coche.
  2. Las distancias más cortas se pueden recorrer a pie o en bicicleta.
  3. Existen algunas mejoras que podemos instalar para regular la temperatura de los radiadores, como por ejemplo un termostato programable. Así no desperdiciamos energía.
  4. Si disponemos de termostato, la temperatura ideal en invierno es de 22º, mientras que en verano es mejor mantenerla en 24º.
  5. En verano podemos ventilar la casa y mejorar la calidad del aire interior en las horas más frescas, por ejemplo por la mañana.
  6. Cuando hace mucho calor, cerrar las ventanas y puertas y bajar las persianas nos ayuda a aislar nuestra casa de la temperatura exterior.
  7. Un correcto mantenimiento de los sistemas de climatización nos ayuda a evitar consumos energéticos innecesarios. Debemos limpiar los filtros al menos una vez al año.
  8. Realizar una revisión de calderas en Madrid, respetando los plazos recomendados por el fabricante.
  9. El uso de bombillas LED o de bajo consumo también permiten un importante ahorro energético.
  10. Con todas estas medidas reducimos la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera y contribuimos así a una mejor calidad del aire interior, tanto en la calle como en nuestros hogares o lugares de trabajo.
  11. Una correcta reparación de calderas de gas en Madrid es fundamental ya que de no hacerse bien, puede llegar a ser un elemento contaminante.
Actualizado el