Se implanta el nuevo modelo de facturación eléctrica

El Ministerio de Industria implantó una reforma eléctrica el 1 de abril de 2014, donde el precio dejaría de basarse en las subastas eléctricas y se tomaría como referencia el importe marcado en los mercados mayoristas (pool). Esta decisión se tomó tras las irregularidades detectadas en la última subasta Cesur de diciembre de 2013 y que disparó el precio de la electricidad.

Este cambio en el mercado eléctrico planteó problemas a las comercializadoras, que se vieron incapaces de adaptarse al nuevo modelo de facturación en tan poco tiempo y finalmente el Gobierno les concedió un periodo de adaptación que finalizaría el 1 de julio de 2014. Las nuevas facturas de luz debían ser enviadas a los consumidores antes de esta fecha.  

La comercializadora E.ON fue la primera en establecer este tipo de facturación, adaptándose a la nueva normativa del Gobierno y enviando a cerca de 300.000 clientes con el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) la nueva factura. En el mes de junio, Endesa, Gas Natural Fenosa e Iberdrola también se han unido y han enviado los nuevos modelos de facturación.

Estas comercializadoras cuentan con un gran número de clientes acogidos a la tarifa regulada, siendo Endesa la de mayor volumen con un total de 7,5 millones de consumidores, seguida por Iberdrola que cuenta con alrededor de 4,63 millones y Gas Natural Fenosa que tiene 2,6 millones de clientes con la tarifa PVPC.

Los cambios de la reforma eléctrica de 2014

Aparte de incorporar un nuevo sistema de fijación de precios, la reforma del mercado eléctrico también incorporaba nuevos tipos de tarifas, pero también modificarían las tarifas existentes hasta ese momento. Los consumidores solo podrán contratar las siguientes tarifas eléctricas en el mercado:

·         El precio de la electricidad por horas que será válido para clientes con contador digital y excluirá a aquellos con contador analógico.

·         La tarifa PVPC que seguirá siendo la oferta regulada y que fijará su importe a través de un precio medio ponderado.

·         La tarifa fija anual ofrecerá un precio fijo durante todo el año, pero se suscribirá una permanencia y habrá penalización si se rompe el contrato antes de tiempo.

·         La tarifa de mercado libre tendrá su precio liberalizado, permitiendo al usuario buscar mejores descuentos y condiciones de contratación.

Los clientes tanto domésticos como profesionales podrán adaptarse a este tipo de ofertas a excepción de la tarifa PVPC que solo es apta para potencias eléctricas inferiores a 10kW.

¿Qué tarifa eléctrica elegir tras la reforma?

Muchos son los cambios que se han llevado a cabo, no solo en la fijación de precios sino también en el modelo de facturación, y los clientes no saben exactamente qué tarifa deben contratar. Aquellos que tengan un contador inteligente pueden adaptarse al precio por horas, donde tendrán que encaminar el consumo a las horas más baratas y tendrán que comprobar los precios el día anterior a través de la página de Red Eléctrica de España (REE).

En caso de tener contador analógico podrá contratar alguna de las otras tarifas, al menos hasta que disponga del contador digital que tendrá que cambiar la distribuidora de su zona y que tiene como plazo límite hasta el 31 de diciembre de 2018. Mientras tanto, se recomienda utilizar un comparador de tarifas eléctricas y buscar aquella que le ofrezca tantos descuentos indefinidos como contratos sin permanencia. 

91 198 06 07