¿Por qué tenemos en España la energía más cara de Europa cuando hace 30 años teníamos la más barata?

Esta pregunta nos la hacemos todos y se la hace el catedrático Roberto Centeno en una de sus muchas publicaciones. Efectivamente es un hecho el que en 1975 teníamos el gas, la electricidad y los productos petrolíferos antes de impuestos, más baratos de Europa.

Hoy, es otro hecho, tenemos los más caros del continente.
 
La razón, a juicio del Sr. Centeno, está en una serie de decisiones políticas que se han ido sucediendo en estos 30 años de transición en los que los monopolios públicos han sido
sustituidos por monopolios privados y en los que los activos públicos petroleros y gasistas se han entregado a la oligarquía empresarial. Y en donde la supuesta liberalización ha sido objeto también de decisiones políticas que no la fomentan debidamente.
 
Monopolio, como se sabe, es dar la exclusividad a una empresa de alguna actividad.
Oligopolio es dar la exclusividad a un reducido número de empresas, situación actual de nuestro país.
 
Digamos que son las situaciones contrarias a la libre competencia. Esto es, que existan muchas empresas las cuales tengan que superarse, día a día, unas a otras para lograr una cuota de mercado que les permita sobrevivir.
 
La solución, pues, va a depender a su vez de decisiones políticas. Ahora bien, en tanto se corrigen las decisiones políticas y empresariales que nos han llevado a esta situación de
pagar la energía más cara de Europa, los consumidores españoles tenemos en nuestra mano fomentar el margen de libre competencia que se nos permite informándonos de:
 
  • Cómo funciona la energía en nuestro país,
  • Cúales son las mejores tarifas de gas y de luz que nos ofertan las empresas comercializadoras que funcionan en España, y cambiarnos de empresa eléctrica o gasista a quien oferte la mejor tarifa y condiciones para nuestro consumo.
 
Unos consumidores bien informados pueden cambiar el rumbo de cualquier actividad y conseguir reducir con carácter general que las empresas bajen los precios. Ese es el objetivo de la libre
competencia.
 
Este blog trata de lograr consumidores bien informados.