He alquilado una vivienda. Contrato de la luz ¿Qué debo preguntar al propietario?

Cuando se alquila una vivienda los gastos del suministro de luz son siempre por cuenta del inquilino que es el que la consume. En caso de alquiler se puede optar entre cambiar la titularidad del contrato o cambiar sólo la domiciliación bancaria.

Interesa a ambos, tanto propietario como inquilino cambiar la titularidad, pues de esa manera el que consume la luz y la paga es el más interesado para contratar una tarifa mejor y más adecuada a su familia o tipo de vida. Y para elegir y decidir, hay que ser titular del contrato. Además es lo legal salvo en contratos de alquiler de corta duración o vacacionales.

El cambio de titular es una simple llamada del nuevo inquilino al teléfono gratuito de la Compañía Eléctrica señalando que se va a cambiar la titularidad por haber alquilado la vivienda, y dando dirección exacta del inmueble, número de suministro, los datos del contador y nombre y número de DNI del inquilino nuevo y del anterior titular, generalmente el propietario, y la cuenta bancaria si se desea la domiciliación bancaria.

Por ello se indican las preguntas que debe hacer el inquilino al propietario sobre el tema de la luz:

¿La vivienda tiene en alta la luz?

Lo normal es que sí, en caso contrario el alta de la luz tiene un coste que debe ser a cuenta del propietario salvo que se pacte lo contrario.

¿Con que Compañía Eléctrica está contratada la luz?

Viene en la factura.

¿Quién figura como titular del contrato de luz el propietario o el inquilino anterior?

A veces en alquileres sucesivos, el contrato aún está a nombre del inquilino anterior, en cuyo caso debemos solicitar al propietario el nombre y DNI del anterior inquilino o su teléfono para preguntarle todos los datos siguientes.

¿Cuál es el número de contrato de suministro de la vivienda?

Viene en cualquier factura

¿Cuál es el número CUPS de la instalación eléctrica de esa vivienda?

Viene en la factura el código universal de punto de suministro y a veces se precisa para cambiar de tarifa por lo que es bueno disponer de ese dato.

¿Cuál es la potencia que se tiene contratada?

Viene en la factura.

De la potencia depende el coste fijo de la factura y puede ser la adecuada a los electrodomésticos de que se dispone o inferior o superior. A más potencia más coste fijo. Hay que lograr la adecuada.

¿Dónde está el contador de la vivienda?

Hay que mirar el contador previamente al cambio de titular o cambio de domiciliación bancaria para saber qué consumo se lleva hasta la fecha.

¿La instalación es monofásica o trifásica?

Afecta a las necesidades de potencia.

¿Qué tarifa se tiene contratada?

Hay distintos tipos de tarifas y debemos tener la que más se ajusta a nuestra familia o tipo de vida como por ejemplo, en su caso, la tarifa con discriminación horaria.

¿Incluye la tarifa contratada algún servicio de mantenimiento y en su caso cuál es el coste anual?

Si se desconoce lo sabremos llamando a la Compañía Eléctrica y preguntando al respecto.

¿A qué dirección se enviaban las facturas de la luz con anterioridad?

En muchas ocasiones la dirección de envío de las facturas está en el domicilio del propietario lo que impide al inquilino conocer el contenido. Por eso es bueno cambiar la titularidad del contrato y como tales recibir la factura en el domicilio alquilado.

¿En el contrato anterior estaba contratada la factura electrónica o sólo por correo ordinario?

Las ventajas de la factura electrónica son indudables y el inquilino como titular del contrato puede solicitarla y beneficiarse de sus ventajas y en ocasiones descuentos en el consumo de luz.

Con esta información el nuevo inquilino está en disposición de comparar y si desea mejorar su tarifa o pagar menos luz.

Actualizado el