Se encuentra usted aquí

El precio de la luz ha bajado según los datos del Gobierno

El Ministerio de Industria ha reiterado que el precio de la electricidad se ha visto reducido en un 8% entre los años 2011 y 2014. La cifra es positiva si se tiene en cuenta el encarecimiento del recibo eléctrico, que se incrementó en un 67% desde el año 2004 hasta el 2011, según ha declarado el secretario de Estado de Energía.

No obstante, el precio medio de una factura de luz en el año 2004 era de 30 euros frente a los 50 euros, que actualmente los consumidores con un suministro de electricidad están pagando como media. Una de las razones por las que aumenta el coste en el recibo eléctrico es el déficit de tarifa.

El déficit de tarifa en el sistema eléctrico es la diferencia entre los ingresos de la tarifa regulada y los costes generados por este mercado. El Gobierno espera cerrar el año 2014 sin ningún tipo de déficit, según los datos que maneja actualmente y sería el primero año desde el 2000 que ocurre esto.

Reforma del sistema eléctrico

El 1 de abril de 2014, le Ministerio de Industria implantó una reforma en el sistema eléctrico español, donde se cambiaba el sistema de fijación de precios. Este sistema dejaba de utilizar el precio establecido en las subastas de electricidad y tomaba como referencia el precio del mercado mayorista.

Los consumidores que tuvieran contratado el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), pero que además tuvieran instalado un contador digital podrían disponer de un precio para cada hora del día, y que podían consultar desde el día anterior a través de la página de Red Eléctrica de España (REE).

Sin embargo, esta renovación no solo cambió el sistema de facturación sino que los usuarios con un contador analógico, no pudieron acogerse a esta modalidad de tarifa ofrecida por el Gobierno. El cambio de contadores analógicos a digitales se está llevando a cabo y no será efectivo hasta el 31 de diciembre de 2018.

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz?

Con los nuevos cambios aplicados en el mercado eléctrico, el consumidor tiene más complicado ahorrar en la factura de la luz, dado que tiene que estar pendiente del precio de la electricidad en todo momento. De hecho, existe una gran diferencia entre los usuarios con un contador digital o analógico, tal y como se muestra a continuación:

  • El cliente con un contador digital debe estar pendiente del precio desde el día anterior.
  • El usuario con un contador analógico no conocerá el precio de la luz hasta que llegue la factura.

Existen varios métodos efectivos que procuran una bajada en el recibo eléctrico, como puede ser la reducción de la potencia eléctrica o incluso la comparación de tarifas eléctricas en el mercado liberalizado. Esta última opción permite conocer el precio desde el primer momento, pero también optar a descuentos indefinidos y el usuario tiene la capacidad de aceptar las condiciones que sean más ventajosas para su tipo de suministro.