Descubre cómo funcionan los radiadores eléctricos de bajo consumo

Con la intención de ahorrar en el consumo energético de un hogar, ya sea en términos económicos o medioambientales, cada vez más familias utilizan en sus viviendas radiadores de bajo consumo. Aún no es un fenómeno totalmente asentado, pero la tendencia es positiva. Hoy conocemos más información sobre su funcionamiento y ventajas.

¿Qué son los radiadores de bajo consumo?

El funcionamiento de los radiadores de bajo consumo no difiere en gran medida de los radiadores tradicionales. La diferencia entre ambos está en que los primeros, aunque también funcionen con electricidad, contienen un fluido aceitoso mediante el cual se calienta el ambiente cuando es evaporado. Esto provoca la ventaja de que no es necesario realizar el cambio de líquido, puesto que se quema y desaparece, manteniendo la temperatura elevada incluso una vez apagado.

Los radiadores eléctricos no necesitan un gran y complejo sistema de instalación, sino que basta con fijar el radiador y encender el aparato para que comience a funcionar. Dentro de los tipos de radiadores existen diferentes tipos.

En primer lugar, si atendemos a factores o razones de estilo, existen los siguientes tipos de radiadores de bajo consumo:

  • Radiadores toalleros eléctricos: Normalmente situados en el baño. Sirven para calentar rápidamente las toallas y paños que usamos al salir de la ducha o demás tareas de higiene personal y del hogar.
  • Radiadores eléctricos de pared: Son los más convencionales dentro del grupo, y son aquellos que van atornillados a la pared, manteniendo una posición fija constantemente.
  • Radiadores eléctricos portátiles: Son menos estéticos que los anteriores, pero poseen la ventaja de poder ser trasladados para dar calor en cualquier punto de la casa. Solo han de estar enchufados en su momento de utilización.

Por otro lado, atendiendo a causas técnicas y de funcionamiento, podemos hacer distinción entre los distintos tipos de radiadores. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Radiadores eléctricos con fluido caloportador. Son los más típicos y recomendados. Su funcionamiento a través de un líquido aceitoso interno provoca un calor en todo el ambiente por un sistema de convección.
  • Radiadores eléctricos de tecnología seca: Son los más rápidos de calentar, pero también los primeros en enfriarse una vez se apagan
  • Radiadores eléctricos infrarrojo: Su funcionamiento se basa en el calentamiento a través de ondas de radiación.
  • Radiadores acumuladores eléctricos: retienen el calor producido durante la noche o en periodos cuando las tarifas especiales reducidas de electricidad son aplicadas, y lo descargan durante el día, convirtiéndose en una opción verdaderamente eficiente.
  • Convectores eléctricos: Calientan el aire directamente a través de electricidad.

Principales ventajas de los radiadores de bajo consumo

Los radiadores eléctricos de bajo consumo, a parte de, como su propio nombre indica, consumir menos, poseen una gran variedad de ventajas con respecto a los radiadores convencionales. La primera consecuencia positiva de su utilización consiste en que el empleo de este tipo de radiadores supone un gran ahorro en la factura energética mensual, además de mostrar un mayor compromiso con la sostenibilidad del medio ambiente.

Entre las ventajas principales del uso de radiadores de bajo consumo podemos destacar las siguientes:

  • Ahorro y sencillez en el proceso de instalación. Sin necesidad de contratar a técnicos que se encarguen del posterior funcionamiento. Bastará con enchufarlo en un lugar deseado para que funcione correctamente.
  • Mayor facilidad de mantenimiento, sin necesidad de purgarlos o revisarlos de forma periódica.
  • Gran capacidad de autorregulación.
  • Por razones prácticas, tienen una mayor facilidad de movilidad y utilización en cualquier punto de la casa donde desee el consumidor
  • Mayor compromiso con el medio ambiente

¿Cuál es el precio de los radiadores de bajo consumo?

A la hora de adquirir radiadores de bajo consumo podemos encontrar gran variedad de precio. Dentro de los tipos que hemos citado anteriormente, puede encontrarse un abanico de costes atendiendo al estilo y funcionamiento de cada uno de ellos.

Sin embargo, el precio de los radiadores de bajo consumo, a diferencia de lo que mucha gente cree de forma errónea, es altamente rentable en proporción de los radiadores de forma convencional. El precio del radiador eléctrico de bajo consumo oscila entre 70 y 250€ aproximadamente.

91 198 06 07