Cambio de titularidad

En algunas viviendas donde nos mudamos no hay suministro de luz, pero en otras sí que lo tenemos y poco sabemos de los trámites que se deben llevar a cabo para que seamos los titulares de esa electricidad. Un dato muy importante es que el nuevo inquilino siempre debe ser el titular del contrato de luz y no dejar el nombre del anterior ya que podría suponer unos serios problemas para la persona que ya se ha marchado de la vivienda.

¿Cuántos de vosotros habéis pensado solo en cambiar la cuenta bancaria? Más de un propietario no quiere cambiar la titularidad del contrato porque considera que sería como perder la propiedad del mismo o no se fía. Esto es un error porque en el caso de que hubiera algún problema con el suministro, incluso una situación de impago que puede ocurrir, él será el único responsable de ese problema.

Para todos aquellos que no lo sepan, el cambio de titularidad se debe realizar por ley y además se trata de un trámite gratuito. Ni el anterior titular, ni el nuevo tendrán que pagar nada y se no cambiará el suministro. Es recomendable que sea el nuevo inquilino quien realice el cambio ya que tendrá que aportar datos personales y si quiere cambiar a una tarifa mejor o a otra compañía solo podrá realizarlo él mismo. ¿Y qué se necesita para hacer esta gestión?

Datos necesarios para cambiar de titularidad

¿Cuántas veces hemos llamado a la compañía y nos han dicho que nos falta algún dato? Siempre que se va a realizar un trámite de este tipo hay que estar seguro de que se tiene toda la información necesaria, incluyendo la del suministro de luz, ya que es la más importante. Una vez que nos mudemos a un piso nuevo o lo compremos deberemos solicitarle una factura anterior al propietario para poder dar el Código Universal del Punto de Suministro (CUPS) y que la comercializadora solicitará a la hora de realizar el cambio.

¿Y qué pasa si no tengo ninguna factura? ¿Cómo puede conseguir ese dato? En ese caso, sería recomendable llamar a la distribuidora de nuestra zona para que nos facilite en número CUPS y  proceder a llamar a la comercializadora que nos suministra la luz. ¿Solo necesito esos datos? No, se tendrá que aportar más información y que será la que se indica a continuación:

  • Nombre, apellidos y D.N.I del anterior y del nuevo titular del suministro.
  • Teléfono y correo electrónico de contacto.
  • Dirección del suministro incluyendo código postal, provincia y localidad.
  • Número CUPS de la instalación eléctrica.
  • Cuenta bancaria donde se domiciliará el pago.

Ventajas de cambiar la titularidad

Si nos ponemos a pensar en la primera ventaja de un cambio de titularidad será que es un trámite gratuito así que no habrá que abonar ningún importe por él. Además, el nuevo inquilino junto con el cambio de titularidad podrá realizar un cambio de tarifa o cambio de compañía de luz para intentar rebajar el importe de su factura de la luz. E incluso existe una ventaja para el anterior propietario ya que al cambiar el nombre del suministro quedará exento de cualquier problema relacionado con la luz en esa vivienda. 

Created on