Calefacción más económica

Esta es una pregunta que seguro que os hacéis a menudo, sobre todo cuando recibís tras el invierno la factura de estos meses en los que hemos hecho un uso de la calefacción por lo general grande.

Pues bien, según el tipo de calefacción que tengamos en casa nuestra factura de gas y/o electricidad puede variar mucho.

Electricidad, gas natural o propano para las calefacciones

Para los que tienen acceso a la red de gas natural y tengan una instalación calefacción por gas natural les recomendamos que hagan uso de ésta y no de aparatos de calefacción eléctricos. Las instalaciones de gas natural son a día de hoy muy seguros y el consumo de éste salvo excepciones es mucho menor que las calefacciones eléctricas.

Los radiadores eléctricos así como otros tipos de calefacciones eléctricas tienen un consumo mucho mayor que el resto por lo que solo se recomiendan para usos puntuales como en viviendas con poco uso o no habitadas.

En el caso que no tengamos acceso a la red de gas natural debemos plantearnos la posibilidad de utilizar el gas propano frente a la electricidad u otros combustibles como el gasóleo. El uso de propano es cada vez más usual en lugar de las instalaciones de gasoil por su eficiencia, precio y menos contaminante.

Envia tu factura