Bombillas de bajo consumo, ¿merecen la pena?

 

¿Bombillas de bajo consumo o bombillas incandescentes?

Hasta hace unos años todos hemos utilizado las bombillas clásicas o incandescentes. Hace no mucho tiempo empezamos a conocer las llamadas bombillas de bajo consumo que poco a poco se van introduciendo en nuestras vidas y que intentan promocionar entre nosotros para que las utilicemos.

¿Qué son las bombillas de bajo consumo?

Estas bombillas son conocidas como bombillas de bajo consumo aunque realmente son lámparas fluorescentes. Éstas utilizan la misma tecnología que los tubos fluorescentes y cuyo principio básico para iluminar es la ionización del gas inerte que se encuentra en el interior de éstas (argón o neón en la mayoría de los casos).

¿Merece la pena?

Todos nos hemos preguntado si merece la pena realmente utilizar o no bombillas de bajo consumo. Queda claro que desde un punto de vista ambiental y energético cualquier hecho cuya consecuencia sea reducir el consumo merece la pena. Pero la situación actual nos hace mirar antes el bolsillo que otros beneficios…

Una cuenta rápida

Vamos a hacer una cuenta rápido para calcular más o menos el ahorro que nos puede suponer una de éstas bombillas respecto a la equivalente incandescente.

Para ello vamos a suponer que las dos bombillas tienen la misma duración: 8000 horas.

Si cogemos una bombilla incandescente de 60W, la equivalente de bajo consumo es una bombilla de 11W.  La potencia es una potencia eléctrica (no lumínica) con lo que con menor potencia eléctrica la bombilla de bajo consumo es capaz de de producir la misma luminosidad (aquí la gran ventaja de éstas).

Siguiendo el cálculo y cogiendo como ejemplo la TUR actual sin horarios (0,149198 €/kWh) llegamos que al cabo de 8000 horas:

Bombilla incandescente de 60W è 0,060(kW)*0,149198 (€/kWh)*8000 = 71,62 €

Bombilla bajo consumo de 11W è 0,011(kW)*0,149198 (€/kWh)*8000 = 13,12 €

Conclusión

Una vez visto que la diferencia de consumo es bastante grande, habría que valorar el resto de factores que intervienen como pueden ser el coste de una bombilla, duración real de éstas, etc. Nosotros hemos hecho una simple cuenta con ciertas suposiciones que dan una idea de la diferencia.

Considerando que el consumo de la bombilla no es lo único que nosotros somos capaces de controlar en la ecuación, quizás eligiendo mejor nuestras tarifas en el mercado libre y utilizando estas bombillas seamos capaces de notar una bajada en la factura de la luz. 

91 198 06 07