Beneficios del gas natural como energía

El gas natural es una de las energías más limpias y respetuosas con el medio ambiente. Ayuda a frenar la polución en las ciudades porque al utilizarlo como combustible para el transporte, no emite partículas contaminantes, ni derivados del azufre y reduce las emisiones tanto de óxido de nitrógeno como de CO2.

España, parte del sistema de suministro gasista de Europa

El gas natural tiene una serie de ventajas medioambientales al igual que económicas, puesto que es una energía competitiva y España dispone actualmente de un 36,5% de la capacidad de regasificación en toda Europa y además favorece la recepción de gas en 11 orígenes distintos.

Comunidad andaluza principal suministradora de gas en España

La principal suministradora de gas de España es la Comunidad Autónoma de Andalucía, puesto que según los datos proporcionados por Enegás. Esto se debe a que la planta regasificadora con más actividad de todas las existentes en el territorio español se encuentra en Huelva. A través de barcos metaneros recibe y trata el 22% del gas que llega a España en fase líquida (GNL).

En total, de los 228 buques metaneros que se encargan de suministrar a la península en el año 2013, solo 52 de ellos se dirigieron a Huelva. También hay que tener en cuenta que se trata de la primera regasificadora que realiza cargas de cisterna y la segunda en recargar buques. De esta manera, consigue posicionarse como primer sistema gasista de España, sobre todo teniendo en cuenta la procedencia del gas que viene de Nigeria, Noruega, Argelia, Bélgica, Qatar, Trinidad & Tobago y Perú.

Por todos estos aspectos, Andalucía es considerada como la puerta principal en la entrada de gas en nuestro país, y que se debe de manera principal a las infraestructuras y también a la posición geográfica.

Energía que proporciona ahorro

En la actualidad, los consumidores de gasoil podrían sustituir este tipo de energía e instalar gas natural, puesto que genera un ahorro del 50% en la factura de gas en las industrias y consigue hasta un 36% de ahorro para los usuarios domésticos. El sector de los edificios públicos también se puede beneficiar del cambio de gas natural puesto que supondría un ahorro del 25%.

En el ámbito del transporte, el gas natural se puede utilizar como combustible tanto en autobuses urbanos como en camiones de recogida, aunque también se plantea la posibilidad de expandirlo para los vehículos particulares e incluso para los grandes busques donde se utilizaría GNL marítimo.